Tráfico | T 48° H 80%

Economía | Latinoamérica | Noticias

Expresidente de Petrobras niega corrupción en compra de refinería en EE.UU.

WUNI News
05/20/2014 3:00 PM

Brasilia, 20 may (EFE).- El expresidente de la estatal brasileña Petrobras Sergio Gabrielli negó hoy que una polémica adquisición de una refinería en EE.UU. haya sido salpicada por hechos de corrupción y atribuyó las dudas sobre la operación a “cuestiones electorales”.

Gabrielli compareció hoy ante una comisión del Senado de Brasil que fue creada para investigar supuestas irregularidades en la empresa que presidió entre 2003 y 2005.

La comisión fue instalada para dilucidar denuncias que han sido publicadas en la prensa local y que han llevado a la oposición a exigir explicaciones por parte del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

Pese a su interés en el asunto, los senadores de la oposición no se presentaron a la sesión y aseguraron que insistirán en que a esa comisión sean incorporados miembros de la Cámara de Diputados, ya que la base oficialista tiene amplia mayoría en el Senado.

La investigación abarca los negocios hechos por Petrobras desde 2002, pero se centra en la adquisición de una refinería en Pasadena (Estados Unidos), concretada finalmente en 2006 y que la propia empresa ha admitido que resultó ser un “mal negocio”.

La mitad del capital de la refinería fue comprada a la empresa belga Astra Oil por 360 millones de dólares, pese a que esa firma había pagado un año antes 42,5 millones de dólares por la totalidad.

Petrobras fue luego forzada a desembolsar otros 820 millones de dólares por la otra mitad del capital, debido a una cláusula en el contrato que obligaba a la firma brasileña a adquirir el 50 % restante en caso de divergencias entre los socios.

Esa cláusula y otra que obligaba a Petrobras a garantizarle un beneficio mínimo a Astra Oil mientras compartieran la refinería, independiente de las ganancias o pérdidas, no fueron presentadas al Consejo de Administración, que entonces integraba la actual jefa de Estado, Dilma Rousseff.

Gabrielli aseguró que, por las condiciones del mercado petrolero, la compra de la refinería se presentaba como una “oportunidad”, pero reconoció que el negocio no supuso todas las ventajas que esperaba la empresa.

El expresidente de Petrobras también dijo que, si bien Rousseff integraba el Consejo de Administración de la empresa en su condición de ministra de la Presidencia, “no se la puede responsabilizar por la compra” de la refinería, que fue decidida por un colegiado.

“La responsabilidad por esa operación fue de todo el consejo y no puede ser individualizada”, afirmó Gabrielli.

Según Gabrielli, el caso de la refinería ha sido utilizado por la oposición y enmarcado en la “disputa política” de cara a las elecciones de octubre próximo, en las que Rousseff buscará ser reelegida para un segundo mandato de cuatro años.

“Esto es una campaña de la oposición”, aseguró el expresidente de Petrobras.