Tráfico | T 64° H 67%

Nacionales | Noticias

La ONU condena los ataques de Kidal y pide a Mali progresos en el diálogo nacional

WUNI News
05/20/2014 7:32 PM

Naciones Unidas, 20 may (EFE).- La ONU condenó hoy los ataques perpetrados el fin de semana por rebeldes tuareg en la ciudad maliense de Kidal y pidió a todas las partes progresos en el proceso de reconciliación nacional para estabilizar el país.

“Los responsables de estos crímenes odiosos deben ser identificados y llevados ante la Justicia cuanto antes”, dijo el representante especial de la ONU para Mali, Bert Koenders, en una intervención por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad convocada tras el estallido violento del fin de semana.

Koenders aseguró que los ataques suponen una “violación” de los acuerdos de paz de Uagadugu firmados en junio del año pasado, tal y como ha denunciado el Gobierno maliense.

En los choques violentos registrados durante el fin de semana en la ciudad septentrional de Kidal murieron 36 personas y 87 resultaron heridas.

Además, 32 personas fueron retenidas y posteriormente liberadas por los grupos insurgentes.

Los sucesos se desencadenaron coincidiendo con la primera visita a este feudo tuareg del primer ministro maliense, Musa Mara, nombrado el pasado mes de abril.

Durante los incidentes, dos “cascos azules” y 21 policías de la misión internacional desplegada en la zona resultaron heridos.

Para el representante de Naciones Unidas, las acciones de grupos armados contra edificios de la Administración y agentes del Estado son “absolutamente inaceptables” y es necesario hacer todo lo posible para evitar que se repitan.

Koenders consideró “indispensable evitar que el norte de Mali caiga en una espiral de violencia que podría volver a llevar al país a la situación de crisis” previa.

“La prioridad para mañana es reavivar el proceso político”, señaló el diplomático, que aseguró que los últimos acontecimientos “ilustran la complejidad y la dificultad de la vuelta de la instituciones del Estado al norte del país”.

Varias provincias de Mali estuvieron ocupadas por distintos grupos armados independentistas, combatientes yihadistas y agrupaciones terroristas durante gran parte de 2012 y enero de 2013, cuando fueron recuperadas por el Ejército francés, que acudió en ayuda de Bamako.

Desde entonces, las autoridades malienses mantienen contactos con varios grupos, entre ellos el tuareg Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA), para poner en marcha un proceso de reconciliación nacional que no termina de arrancar.

“Debemos animar a todos los involucrados a tomar medidas concretas que contribuyan a reducir las tensiones y a evitar provocaciones”, defendió Koenders, que consideró fundamental el regreso de las estructuras del estado a todo el país para resolver las raíces del conflicto.

En la sesión del Consejo de Seguridad intervino también por videoconferencia el ministro de Exteriores maliense, Aboulaye Diop, quien aseguró que los grupos armados rebeldes han aprovechado los últimos meses para rearmarse y han decidido “declarar la guerra al Estado”.

Diop acusó al MNLA de aliarse con grupos terroristas como Al Qaeda en el Magreb Islámico durante los ataques del fin de semana y pidió una comisión internacional para investigar lo sucedido.

El ministro urgió además al Consejo de Seguridad para que considere encargar a la misión de la ONU en el país (MINUSMA) el desarme de todos los grupos rebeldes, en particular del MNLA, algo que no figura en el mandato de la operación.