Tráfico | T 33° H 72%

Fútbol | Noticias

Unos 1.000 euros, gasto medio que pagará un hincha por estar en Lisboa

WUNI News
05/21/2014 8:37 AM
Actualizada: 05/22/2014 12:50 AM

Lisboa, 21 may (EFE).- El gasto medio de los aficionados del Real Madrid y Atlético de Madrid que vayan a la final de la Liga de Campeones en el estadio de La Luz de Lisboa será de unos 1.000 euros por día, según un estudio publicado hoy en Portugal.

El coste del alojamiento se situará en unos 800 euros de media para las noches del 23 y 24 de mayo, el de la restauración, en unos 50 (desayuno, comida y cena), otros 50 euros en actividades de turismo y otros 5 en viajes por la ciudad, de acuerdo con el mismo estudio, elaborado por el Instituto Portugués de Administración de Márketing (IPAM).

A todo eso hay que sumar los, al menos, 70 euros de la entrada para la final en La Luz.

“Ya hay hoteles a 2.000, 3.000 o 4.000 euros por noche (…) En momentos de mucha demanda, los precios suben” y eso es lo que justifica el elevado precio medio estimado para las pernoctaciones, explicó a EFE Daniel Sá, director del IPAM y responsable del estudio.

De hecho, aunque Lisboa tiene una oferta hotelera de 22.000 camas, para el fin de semana de la final se esperan más del triple, unos 70.000 aficionados de ambos equipos.

En caso de que esta masiva afluencia se concrete, cerca de la mitad vería la final fuera del estadio, pues apenas hay 34.000 entradas del total de 61.000 disponibles para los hinchas merengues y colchoneros.

Según el estudio, la final tendrá un impacto económico en la capital portuguesa y sus alrededores de unos 45 millones de euros.

De esa cantidad, un 54 % se destinará al hospedaje, el 22 % a la restauración -menos susceptible a grandes oscilaciones como los hoteles-, el 7 % a actividades turísticas, el 1 % a desplazamientos en la ciudad y otro tanto a seguridad, cátering y servicios VIP.

El resto, apuntó Sá, correspondería al apartado de “otros servicios”.

El IPAM precisa, no obstante, que el impacto económico global será aún mayor, de unos 409 millones de euros, si se tienen en cuenta los seis momentos del evento: preparación, concentración, partido, pos-partido, regreso y día después.

De todos ellos, la fase “partido” es la que adquiere mayor peso en los cálculos (50 %) y engloba factores como derechos de transmisión, taquillas, apuestas en línea o consumos en casa.

Del total de 409, una notable porción revertirá en España, el 38 % (154 millones) debido a los consumos extraordinarios o ingresos publicitarios, entre otros factores.

Sá estimó que un hincha español que vea el partido en casa gastará de media 7,5 euros, mientras que si sale fuera el gasto será de 12 euros.

Del resto del impacto total, 159 millones corresponderán al mercado mundial -el acontecimiento se transmite en 180 países-, otros 29 millones para el club vencedor y 21 para el vencido, de acuerdo con los premios que otorga la organizadora, la UEFA.

Se espera que la audiencia televisiva se sitúe en los 380 millones de telespectadores y que también haya un extraordinario movimiento en redes sociales como Facebook (más de 10 millones “me gusta”), Twitter (seis millones de seguidores) o Youtube (cuatro millones de visitas).

Comparado con otros estudios del IPAM, la final entre el Atlético de Madrid y Real Madrid será el evento de mayor impacto económico.

El Instituto luso recuerda los 157,6 millones de euros de la final de la Liga Europa de 2013 entre el Benfica y el Chelsea (ganada por los ingleses) o los 19,5 millones de un Benfica-Oporto de la temporada 2009-2010.

Sin embargo, Daniel Sá considera que, para el impacto económico global, hubiese sido más beneficioso un duelo entre equipos de países diferentes de grandes dimensiones.

“Para el impacto total sería mejor que no fuesen dos equipos españoles, porque Inglaterra, Francia y Alemania son países mayores que España en población”, sostuvo.

En este caso, Lisboa se beneficiará de que sean dos equipos de Madrid los finalistas porque las dos capitales ibéricas distan 620 kilómetros y están comunicadas por autopista, además de con varios vuelos y un tren diario.

“Por ser ciudades próximas se atrae a más personas”, analizó el profesor del IPAM, organismo responsable de otros estudios de notable repercusión mediática en Portugal.