Latinoamérica | Noticias

Colombia destinará a 437.000 uniformados para la seguridad de las elecciones

WUNI News
05/22/2014 8:21 PM

Bogotá, 22 may (EFE).- El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, anunció hoy que 437.000 policías y militares vigilarán la primera vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo, de los que 246.000 estarán en puestos de votación.

Esto representa un incremento de más de 100.000 hombres respecto las últimos comicios presidenciales de 2010, cuando fueron 330.000 los uniformados destinados a la jornada electoral, según datos ofrecidos por Pinzón en rueda de prensa.

De los 437.000 hombres y mujeres en labores de vigilancia, 246.000 lo harán en los puestos de votación (en 2010 fueron 145.699), por lo que el 99,52 % de colegios electorales contará con presencia de la fuerza pública.

En 2010, la fuerza pública cubrió la seguridad del 96,14 % de estos puestos de votación.

El ministro destacó durante la rueda de prensa que en 2014 Colombia está teniendo “una reducción de la violencia y la inseguridad contra el sector político” ya que se ha dado “el número de estos casos más bajo en las últimas cinco presidenciales”.

En lo corrido del año, se han registrado 17 casos de violencia contra el sector político, aseguró Pinzón, por los 70 de 2010 o los 438 de 1998, cuando ganó el conservador Andrés Pastrana.

Pese al importante incremento de uniformados, este domingo se vivirá una situación inédita en Colombia en materia de seguridad ya que rige un cese el fuego de las dos principales guerrillas, las FARC y el ELN, para no interferir en la jornada electoral.

Este cese el fuego empezó el martes y se prolongará hasta el próximo 28 de mayo.

Las últimas elecciones celebradas en Colombia, las legislativas del 9 de marzo, ya fueron las más tranquilas que se recuerdan en materia de orden público, ya que la guerrilla tan solo retrasó el inicio de las votaciones en dos corregimientos del sur del país y las autoridades desactivaron artefactos en otros dos municipios.

Tanto las autoridades como las organizaciones que velan por la transparencia de las elecciones achacaron este descenso de las acciones armadas al proceso de paz que negocian en La Habana el Gobierno y las FARC y al que el ELN pretende unirse.