Tráfico | T 43° H 58%

Fútbol | Noticias

El fútbol de Guatemala toca fondo, arrodillado por el clima de violencia

WUNI News
05/22/2014 9:15 AM
Actualizada: 05/22/2014 8:10 AM

Guatemala, 22 may (EFE).- El fútbol de Guatemala atraviesa uno de sus episodios más turbulentos, sacudido por el crimen de un aficionado de 17 años por supuestos hinchas rivales, amenazas de muerte de directivos a jugadores y la prohibición de público en la reciente final del torneo local.

El asesinato del seguidor de Comunicaciones Kevin Díaz, apuñalado supuestamente por una turba de hinchas del Municipal el pasado 27 de abril, ha abierto una herida profunda en el fútbol guatemalteco, que mira con recelo a pocos días del Mundial 2014 los avances de Costa Rica, Honduras y Panamá.

Aquel domingo, los dos equipos más exitosos y populares de la capital y del país se enfrentaron en el derbi local que terminó empatado sin goles.

Minutos antes del choque, a unos 1,5 kilómetros del estadio El Trébol, en el oeste de la capital guatemalteca, Díaz fue perseguido junto a su novia y finalmente atrapado por la turba.

De acuerdo con los medios locales, durante el linchamiento alguien le clavó un cuchillo en el pecho y eso certificó como la causa de muerte el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

“Hemos tocado fondo”, dijo a Efe Gerardo Paiz, exdirigente de la Federación de Fútbol de Guatemala y principal promotor del éxito del fútbol sala en el país centroamericano, uno de los más violentos de la región y del mundo.

“Es lamentable que esto haya sucedido. Y si no pasaba con un aficionado, iba a pasar con un árbitro, por todas las amenazas de muerte que reciben”, afirmó.

Dos semanas después del crimen del joven, tras un encuentro de semifinales del Torneo Clausura 2014, un directivo del Heredia y el hijo de otro supuestamente amenazaron de muerte a tres jugadores del Municipal en los vestuarios del estadio Del Monte, en el departamento de Izabal (costa atlántica).

“Vos estás pendiente”, fue una de las frases con las que amenazaron al delantero Mario Rodríguez, de acuerdo con la versión del jugador en una rueda de prensa.

En esa conferencia los futbolistas, entrenadores y directivos del Municipal informaron de que no volverían a pisar el estadio del Heredia y que habían puesto una denuncia por amenaza de muerte ante el Ministerio Público.

“No sé si ya tocamos fondo, pero estamos en una situación delicada”, argumenta el centrocampista del tetracampeón Comunicaciones Carlos Figueroa, quien también es abogado y forma parte de la Asociación de Futbolistas Guatemaltecos.

“A los futbolistas no nos toman en cuenta en nada ni para discutir decisiones ni para tomarlas. Llevamos 3 o 4 años intentando que se nos reconozca y no tenemos ninguna respuesta de la Federación de Fútbol”, precisa Figueroa.

El vocal IV de la Confede (máximo rector del deporte de alto rendimiento en Guatemala), Erick Acevedo, dijo a Efe que la situación del fútbol guatemalteco tiene “preocupados” a todos los directivos de la Fedefut.

“Lo vital es volver a transmitir que es seguro ir al estadio”, agrega Acevedo.

La final del torneo liguero se disputó la semana pasada sin público en las gradas por primera vez en la historia, como medida de prevención por parte de las autoridades deportivas y de seguridad del país.

Dos días antes del primer partido, la policía guatemalteca detuvo al líder de la hinchada del Municipal, Marlon Puente, antes de que ingresara a su programa radial dedicado al equipo “rojo” y que transmite desde hace más de 15 años.

Puente (alias “Pirulo”) fue vinculado al asesinato de Díaz por la Justicia guatemalteca, crimen del que se declaró inocente tanto en declaraciones a periodistas como a través de su cuenta en Twitter.

El caso se encuentra bajo reserva y no se han proporcionado más detalles de las investigaciones.

El presidente de la Federación de Fútbol de Guatemala, Bryan Jiménez, no respondió a dos intentos de contactarlo por parte de Efe para opinar acerca del panorama de violencia que aturde al deporte.

El periodista deportivo y representante de la prensa guatemalteca para la elección anual del Balón de Oro, Francisco Aguilar, no está convencido de que el fútbol local haya tocado fondo.

“Cuando creemos que toca fondo siempre hay algo más que aparece”, admite Aguilar, quien cree que la principal ruta para “desterrar la violencia en los estadios” es “no permitir el ingreso de porras organizadas” y “castigar a los equipos que tengan un clima de inseguridad” en sus escenarios deportivos.