Tráfico | T 67° H 54%

Noticias

Frustración y esperanza en la ONU en su lucha contra la violencia infantil

WUNI News
05/22/2014 9:20 PM

Santo Domingo, 22 may (EFE).- La lucha de las Naciones Unidas por erradicar todas las formas de violencia contra los niños encara retos culturales, impunidad, pobreza, exclusión y apatía oficial, que la organización enfrenta con políticas de cohesión social, educación, protección y concienciación de la sociedad.

La representante especial del secretario general de la ONU sobre la violencia contra los niños, Marta Santos Pais, afirmó hoy que tras 25 años de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, “sentimos frustración, esperanza y satisfacción” por los esfuerzos realizados.

La experta, que visita Santo Domingo como parte de un encuentro del Sistema para la Integración Centroamericana (Sica), recordó que esta es la región “más peligrosa del mundo” para el diario vivir de niños y adolescentes.

“Estamos siendo testigos de un laberinto dramático en toda Centroamérica, donde muchos niños no tienen opción alguna frente a pandilleros que les amenazan con hacerle daño a su familia sino se unen a sus actividades criminales y delictivas”, dijo Santos en una entrevista con medios de prensa internacionales.

Recordó, sin embargo, que esta es solo una de las variantes de la violencia contra la infancia y, al responder una pregunta de Efe, manifestó su satisfacción por la iniciativa del papa Francisco de crear una comisión que investiga los abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica contra niños en todo el mundo.

“En estos casos (de pederastia) es importante resaltar el aumento de la visibilidad de los abusos, y de que los afectos se sienten en capacidad de denunciarlos aún cuando sean adultos mayores”, enfatizó la embajadora, quien exhortó a poner en evidencia este tipo de situaciones y brindar apoyo a las familias.

En ese sentido, pidió la ayuda de la opinión pública y de los medios de comunicación, en particular, para enfrentar este y todos los demás tipos de violencia infantil, “ya que no podemos permitir que la impunidad se imponga sobre la esperanza de desarrollo de los niños”.

Para Marta Santos, otro aspecto importante en la lucha por la erradicación de la violencia contra los niños es el de la “justicia restaurativa”, por la que promueve que aquellos niños y adolescentes que delinquen, reparen su daño con trabajos y oficios en favor de las víctimas, como por ejemplo, el pago de la escolaridad.

Destacó que la prevención es otro de los puntos medulares en los esfuerzos por combatir ese flagelo “cultural”, en gran parte de la humanidad, y enfatizó que por cada dólar que se invierte en la primera infancia, se ahorran ocho en la etapa siguiente del ser humano.

La diplomática portuguesa, en el cargo desde 2009, habló sobre los intentos de su oficina por causar “indignación social” ante cada caso de desprotección de niños y adolescentes, al enfatizar que la violencia contra estos es “prevenible”.

Reveló que alrededor del 28,7 % de las víctimas de homicidio en América Latina y el Caribe son adolescentes entre los 10 y los 19 años, mientras seis millones de niños, niñas y adolescentes en la región sufren abusos severos, incluyendo abandono y explotación, y 80.000 mueren todos los años por abusos de sus propios padres.

Santos dijo que impulsa en Centroamérica y el Caribe la implementación de una “Hoja de Ruta”, que compromete a los Gobiernos y entidades locales de la región, a prevenir y responder a todas las formas de violencia contra niños, niñas y adolescentes, que comprenderá el hogar y la familia, la escuela y otros entornos educativos, las instituciones de protección y de justicia, el entorno comunitario y el lugar de trabajo.

Entre las cifras “alarmantes” de una reciente encuesta mundial sobre la violencia contra los niños, citó que 168 millones de ellos trabajan, 85 millones en condiciones peligrosas, que 3,4 millones de niños menores de 15 años vivían con VIH, que cada año 3 millones de niñas corren el riesgo de sufrir mutilación genital y que 1 millón de niños son secuestrados, vendidos o atrapados en la prostitución y la pornografía.

La representante especial de la ONU dijo, por otra parte, sentirse “feliz” por la aprobación ayer en República Dominicana de un proyecto de naturalización que “evita” que miles de ciudadanos irregulares se conviertan en apátridas.

“Aún no conozco muchos detalles sobre la iniciativa, pero entiendo que esta medida provee seguridad a muchas personas que hasta ahora vivían en una incertidumbre”, explicó.

Saludó, asimismo, los esfuerzos de las autoridades locales en cuanto al aumento de la inversión en educación, y dijo esperar que en la “Hoja de Ruta” sea adoptada en este país en los próximos meses.

Ramón Santos Lantigua