Tráfico | T 57° H 93%

Espectáculos | Noticias

Londres vuelve a la Edad de Hielo con una muestra de mamuts

WUNI News
05/22/2014 7:47 AM
Actualizada: 05/22/2014 8:30 AM

Londres, 22 may (EFE).- El Museo de Historia Natural de Londres ha presentado una muestra en la que recreaciones a escala real de mamuts, fósiles casi completos e incluso una cría de 42.000 años compiten por la atención de los visitantes.

“Mamuts: Gigantes de la Edad de Hielo”, que abrirá desde mañana viernes hasta el 7 de septiembre, reúne varios prototipos de esos primos lejanos de los elefantes, que aparecieron hace cuatro millones de años y se extinguieron hace 4.000.

Grande, muy pesado y con unos largos colmillos muy curvados, el llamado mamut “lanudo”, que data de hace entre 700.000 y 4.000 años, es el más conocido, el que más veces ha aparecido en dibujos animados y del que se conservan más ejemplares, pues vivió en zonas frías y algunos quedaron atrapados en el hielo.

Pero no es el único. La exposición cuenta también con un prototipo en tamaño real de un mamut “colombino” que se encontró en Wyoming (EEUU) en 1960.

Se trata del mamut más grande con cuatro metros de altura, vivía en Norteamérica, se alimentaba de 230 kilos de vegetación al día y sus colmillos, más curvados que el del mamut lanudo, podían medir hasta 4,8 metros.

En sus antípodas está el mamut “enano”, un animal similar a un caballo grande, que vivía en islas de clima cálido y cuyo tamaño fue disminuyendo a lo largo de los años para adaptarse a la escasez de alimentos -al ser más pequeño necesitaba menos para sobrevivir- y ser más ágil a la hora de trepar en busca de comida.

El safari por la Edad de Hielo en el museo culmina con Lyuba, una cría de mamut “lanudo” que murió hace 42.000 años y quedó atrapada en el hielo cuando tenía un mes de vida.

“Lyuba es increíble. Es muy muy especial. Es un mamut bebé y no es un fósil, no estamos hablando de un esqueleto, sino que es un mamut entero con su carne, su piel y su trompa. Se ha conservado durante 42.000 años en el permafrost -capa de suelo permanentemente congelada- de Siberia”, explicó hoy a Efe Victoria Herridge, investigadora de Ciencias de la Tierra del Museo.

La pequeña mamut fue encontrada en 2007 prácticamente completa, incluso con alguna de sus pestañas, según Herridge, y esta es la primera vez que se expone en Europa occidental después de exhibirse en Rusia y Chicago (EEUU).

Rodeados del enigma que envuelve a los animales extinguidos, como a los temidos dinosaurios, los mamuts se parecían a sus parientes los elefantes y convivían con otras especies como los osos o los felinos, algunos de ellos también expuestos en la muestra.

Su extinción es todavía objeto de debate aunque la mayoría de los científicos cree que se debió a una combinación del cambio climático y la caza humana.

Varios vídeos educativos distribuidos por la sala explican cómo la glaciación influyó en su desaparición y también dan evidencia de la caza humana a la que estaban sometidos, una teoría que se reforzó en 1979 cuando se encontraron en Norteamérica instrumentos de caza junto a restos de mamuts.

Las vitrinas contienen también fósiles de mandíbulas de mamuts, colmillos gigantes de marfil y un fémur que se desenterró en Colorado (EEUU), que mide un metro y pesa 40 kilogramos, en comparación con los 45 centímetros y los 2 kilos de un fémur de un hombre de 1,80 metros de altura.

Diseñada para atraer a un público infantil, la muestra cuenta también con dispositivos interactivos, juegos para ver cómo se movía la trompa de los mamuts -que utilizaban para respirar, expulsar agua y polvo, y saludar- y pieles sintéticas para que los niños imaginen cómo sería acariciar a un mamut.

Otra parte más técnica de la exposición explica que un 70 por ciento del ADN de los mamuts ha sido secuenciado pero que la parte crucial de su genoma sigue siendo un misterio, con lo que la opción de clonarlos, utilizando un vientre de elefanta, es todavía lejana.

Alejandra Olcese