Tráfico | T 45° H 52%

Noticias

Ortega expuso programas sociales oficiales y escuchó con “humildad” a obispos

WUNI News
05/22/2014 8:50 PM
Actualizada: 05/22/2014 8:42 PM

Managua, 22 may (EFE).- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, expuso ante los obispos, en la reunión sostenida el miércoles, los programas sociales del Gobierno y escuchó “con humildad” los planteamientos de la jerarquía católica, informó hoy la primera dama del país, Rosario Murillo.

Ortega, Murillo y el pleno del Episcopado, uno de los sectores más críticos con el presidente nicaragüense, conversaron con base en una “agenda abierta”, una reunión que había generado gran expectativa por ser la primera entre las partes, desde que el líder sandinista regresó al poder en 2007.

Ayer nadie del Gobierno habló ni antes ni después del encuentro, pero este jueves Murillo aseveró a través de medios oficiales que explicaron a los obispos las iniciativas sociales del Ejecutivo.

“A veces no se conocen algunas de estas iniciativas sobre empleo, desarrollo, educación, todo el esfuerzo que se está haciendo en educación técnica en el campo, en los municipios”, dijo la primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Sin anunciar un cronograma de reuniones, Murillo aseveró que Ortega se comprometió a que los miembros de su Gobierno expliquen a los obispos “todas las estrategias, los planes, programas, proyectos y escuchar las reflexiones o preocupaciones que en torno a eso tengan”.

Murillo aseveró que Ortega también escuchó “con mucha humildad y mucho respeto los planteamientos de los señores obispos”, que ayer plantearon la necesidad de una mayor transparencia electoral, el respeto a los derechos humanos y la revisión de la ley que castiga la violencia contra la mujer, entre otros temas.

El diálogo del miércoles se celebró a puerta cerrada en la sede de la Nunciatura Apostólica, en las afueras de Managua, y asistieron Ortega, Murillo y su hija Camila, así como el pleno del Episcopado, integrado por una decena de obispos, incluido el cardenal Leopoldo Brenes.

El Episcopado nicaragüense ha sido crítico con Ortega desde que asumió el poder el 10 de enero de 2007, especialmente en el tema de la reelección presidencial, que abiertamente rechazan, y el de la institucionalidad.

La tensión ha marcado las relaciones entre Ortega, reelegido en noviembre de 2011 en medio de una polémica candidatura, y la jerarquía católica, que cuestiona la “vulnerabilidad” de la democracia en Nicaragua y denuncia supuestos abusos por parte del Gobierno.