Tráfico | T 57° H 88%

Latinoamérica

Casi 33 millones de colombianos llamados a las urnas para elegir presidente

WUNI News
05/23/2014 6:27 PM
Actualizada: 05/24/2014 12:40 AM

Bogotá, 23 may (EFE).- Colombia vivirá este domingo la primera vuelta de las elecciones presidenciales con 32.975.158 ciudadanos llamados a las urnas para elegir entre los cinco candidatos, una jornada por cuya seguridad velarán 246.000 policías y militares.

De los 32,9 millones de colombianos con derecho a voto, 17,1 son mujeres y 15,8 hombres, mientras que 559.952 ciudadanos están censados en alguno de los 217 consulados en el exterior habilitados para la ocasión.

Este proceso electoral ha sido el más sucio que recuerden los colombianos por los escándalos en las campañas del presidente Juan Manuel Santos, candidato a la reelección, y de Óscar Iván Zuluaga, del uribista Centro Democrático, técnicamente empatados en el primer lugar de las encuestas de intención de voto.

Zuluaga está enredado en una trama de espionaje por vínculos con el pirata informático Andrés Sepúlveda, detenido y acusado por la Fiscalía de hacer interceptaciones ilegales para sabotear el proceso de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La campaña de Santos ha sido salpicada por el escándalo que llevó a la renuncia de su asesor de propaganda, JJ Rendón, quien según denuncias de prensa recibió 12 millones de dólares de narcotraficantes en 2011 por una frustrada intermediación ante el Gobierno para someterse a la Justicia.

Según el expresidente Álvaro Uribe, jefe de la oposición, existe la “hipótesis” de que Rendón aportó dos millones de dólares a la campaña de Santos en 2010 para cubrir deudas, insinuando así que ese dinero pudo provenir del narcotráfico.

Al respecto, Santos dijo hoy en una entrevista con Caracol Radio que está dispuesto a interponer una demanda penal por injuria y calumnia si Uribe no presenta pruebas de sus acusaciones.

“Esto no puede quedar así en el aire, esta acusación no puede ser impune. No puede ser que una persona que fue presidente de la República por pura estrategia política haga semejante acusación y luego no presente las pruebas”, manifestó el presidente-candidato.

Mientras tanto, Zuluaga, quien insiste en negar vínculos con Sepúlveda pese a que un vídeo lo muestra reunido con éste hablando de informaciones reservadas de inteligencia, sufrió un revés cuando la Fiscalía ratificó hoy que las citadas imágenes no fueron manipuladas.

Según el ente acusador, “el vídeo auténtico y original” que recibió ese organismo “presenta continuidad de audio y vídeo y no hay indicios de que el mismo haya sido sometido a un proceso de edición”, como denunció Zuluaga al alegar un “montaje” para perjudicar su campaña.

Además de Santos, de la coalición Unidad Nacional, y de Zuluaga, a estas elecciones concurren la izquierdista Clara López, con una coalición del Polo Democrático Alternativo y la Unión Patriótica, el centrista Enrique Peñalosa (Alianza Verde) y la conservadora Marta Lucía Ramírez.

Para garantizar la seguridad de los comicios, el Gobierno puso en marcha el “Plan Democracia” con 246.000 policías y militares, 100.000 más que los que vigilaron las elecciones de hace cuatro años, según el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

Con este incremento del pie de fuerza, el 99,52 % de los colegios electorales contará con la presencia de la fuerza pública, mientras que en las anteriores presidenciales se cubrió la seguridad del 96,14 % de estos puestos de votación.

En materia de seguridad, la jornada estará marcada por el alto el fuego unilateral declarado por las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), lo que hace pronosticar los comicios más tranquilos en décadas.

Este cese el fuego, anunciado en La Habana, sede de las conversaciones de paz con las FARC, comenzó el pasado martes 20 y estará vigente hasta el próximo día 28.

La organización de estas elecciones tiene un costo para las arcas públicas de cerca de 220.000 millones de pesos colombianos (unos 115 millones de dólares).

Se instalarán 89.389 mesas en 10.642 puestos de votación, incluidas las 1.890 en el exterior, y se habilitarán 34 millones de tarjetas electorales, de las cuales 88.000 serán en braille.

En caso de que ningún candidato alcance el 50 % más uno de los sufragios, los dos candidatos más votados se disputarán la Presidencia el próximo 15 de junio en una segunda vuelta.