Tráfico | T 72° H 41%

Economía

Costa Rica dice que mejorará polémica vía paralela a frontera con Nicaragua

WUNI News
05/23/2014 8:10 PM

San José, 23 may (EFE).- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, inspeccionó hoy el polémico camino que corre paralelo a la frontera con Nicaragua y aseguró que se realizarán trabajos para concluirlo y mejorarlo

“Tengo una sensación agridulce. Por un lado me siento muy contento porque vamos a poder utilizar esto para mejorarlo y, por otro, preocupado, porque creo que es bastante más el trabajo que debemos hacer”, declaró Solís a los periodistas en la zona.

El mandatario voló en un helicóptero a lo largo de la llamada Ruta 1856, que no está concluida y que desde el inicio de su construcción en el 2011 agravó una crisis en las relaciones diplomáticas entre Costa Rica y Nicaragua.

Según un comunicado de la Presidencia, Solís comprobó que la obra se inició “con poca o nula planificación” y que ello provocó un “grave deterioro de diversos tramos”.

El camino, conocido popularmente como “la trocha fronteriza”, tiene 154 kilómetros y aunque no está concluida ha unido a una veintena de pueblos que solo podían comunicarse a través del fronterizo río San Juan, que es de soberanía nicaragüense.

El ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Segnini, explicó en el comunicado que hace falta terminar los diseños de la ruta para asegurar que sea transitable a lo largo de todo el año y no solo en el verano.

Segnini afirmó que en esos diseños deben incluirse drenajes, trabajos contra la sedimentación y una ampliación de la vía.

Este camino fue uno de los proyectos más polémicos de la anterior Administración de la presidenta Laura Chinchilla (2010-2014), ya que la primera fase de construcción estuvo salpicada por hechos de corrupción de funcionarios.

Los funcionarios y contratistas fueron revelados por la misma mandataria y denunciados ante el Ministerio Público, sin que hasta el momento haya condenas.

La Ruta 1856 agravó una crisis en las relaciones diplomáticas entre Costa Rica y Nicaragua, pues Managua denunció a su vecino en el 2011 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por supuestamente provocar daños ambientales en el fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense, durante la construcción de la vía.

Costa Rica, que ha negado afectaciones al río, decidió construir la vía para “defender la soberanía” luego de demandar a Nicaragua ante la CIJ a finales de 2010 por lo que considera una invasión de militares y civiles a su territorio en Isla Portillos o Isla Calero (fluvial) y de causar allí daños ambientales.

Ambos países consideran esa porción de territorio en la costa del Caribe como propia.