Tráfico | T 40° H 70%

Mundo

El papa zanja insólita confusión y confirma la autenticidad del mensaje a Fernández

WUNI News
05/23/2014 9:37 AM
Actualizada: 05/23/2014 2:30 PM

Buenos Aires, 23 may (EFE).- El mensaje enviado por el papa a la presidenta argentina, Cristina Fernández, y cuya autenticidad fue puesta este jueves en duda por un estrecho colaborador pontificio es en realidad un telegrama de salutación verdadero, según le confirmó hoy el propio Francisco al embajador argentino en el Vaticano.

Con el misterio aclarado, tanto la Santa Sede como el Gobierno argentino dieron por zanjado el malentendido, que este jueves creó perplejidad en Buenos Aires y que hoy está en las portadas de todos los periódicos del país suramericano, que tildaron de “escándalo” al asunto.

El contenido de la misiva -un saludo de Francisco a Fernández por la fiesta patria del 25 de mayo- fue dado a conocer en la mañana de este jueves por la Presidencia argentina, pero la polémica se desató por la tarde, cuando monseñor Guillermo Karcher, estrecho colaborador del papa en la Santa Sede, dijo a un canal de televisión argentino que la carta era falsa.

Horas después, el Ejecutivo argentino informó que el mensaje había sido recibido a través de la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires por los canales “normales y habituales” y que no haría “conjeturas” sobre la autenticidad de la correspondencia.

Sin embargo, admitió que no reparó en ciertos detalles llamativos, como la falta de un sello, el estilo no coincidente del todo con otros mensajes del sumo pontífice y hasta un error de ortografía.

Quien aclaró finalmente el asunto fue el propio Francisco, quien en la mañana de hoy se comunicó por teléfono con el embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero.

Francisco le manifestó al embajador que la carta “es auténtica y se corresponde con los telegramas que suelen enviar a otras naciones cuando celebran sus fiestas patrias”, según dijo en una rueda de prensa el secretario general de la Presidencia argentina, Oscar Parrilli.

“El Santo Padre se lamentó por los que sembraron dudas de la autenticidad de la carta y se manifestó molesto con algunos medios que quisieron sacar agua de la tierra árida para generar conflictos, sin tener el rigor de informar con la verdad a la sociedad”, dijo Cafiero en el reporte que envió a Buenos Aires sobre su conversación con Francisco y que Fernández subió a su cuenta en Twitter.

El Papa le pidió al embajador que le comunicara al Gobierno argentino que ratifica “de manera terminante que la carta es auténtica” y que reitera “su afectuoso saludo al país y a la presidenta”.

“El Gobierno argentino, frente a esta comunicación, no tiene ningún más comentario que realizar”, concluyó Parrilli, para dar por cerrado el asunto.

Desde el Vaticano también confirmaron hoy, a través de su portavoz, el jesuita Federico Lombardi, que la misiva es “cierta y verdadera”.

“Es el mecanismo de comunicación habitual para las fiestas patrias. La Secretaria de Estado prepara una misiva a nombre del papa, es una cosa normal lo que se hizo”, dijo el portavoz.

También Karcher, quien desató la confusión cuando afirmó este jueves que la carta era “falsa” y un “collage” hecho “con mala leche”, rectificó y dijo que el mensaje es un telegrama “oficial” que responde al formato utilizado habitualmente para este tipo de saludos.

“Hay que rectificar, absolutamente, todo oficial, pero no se trata de una carta, ahí está la cosa”, dijo Karcher, a cargo de asuntos de Ceremonial, a una emisora argentina.

Por su parte, el nuncio apostólico en Argentina, monseñor Emil Paul Tscherrig, atribuyó todo a una “confusión” de la que la delegación diplomática que conduce no es responsable.

“No continuemos a aumentar la pelea, porque no hay pelea. (…) Es verdadera. La carta nunca fue falsa. Es un mensaje normal que se envía de un Gobierno a otro Gobierno. No puedo explicar el malentendido”, manifestó el nuncio ante una maraña de cronistas que abarrotaba las puertas de la sede diplomática en Buenos Aires.