Tráfico | T 43° H 87%

Fútbol | Latinoamérica | Mundo

Italia se entrenará en un complejo de lujo cerca de Río durante el Mundial

WUNI News
05/23/2014 2:41 PM

Mangaratiba (Brasil), 23 may (EFE).- La selección italiana de fútbol se entrenará en un complejo turístico de lujo, bañado por el mar y rodeado de un paraje natural, en el pueblo costero de Mangaratiba, a 100 kilómetros de Río de Janeiro.

El próximo 4 de junio, Mario Balotelli y compañía desembarcarán en el complejo hotelero Portobello para empezar a preparar el Mundial e intentar conseguir el quinto título en su historia, lo que les igualaría con el actual rey de copas, el anfitrión Brasil.

Allí les espera un hotel con playa privada, cerrado para el cuerpo técnico y los jugadores, que también podrán llevar a sus familias. “Así se distraen menos y están más concentrados en el fútbol”, aseguró a Efe Aline Wenceslau, responsable de márketing del hotel.

Cada jugador tendrá una habitación individual, con televisión, baño completo, minibar y terraza con vista al océano Atlántico. El precio de una habitación en temporada alta llega a los 1.900 reales por noche (unos 850 dólares).

El hotel ha contratado a doce intérpretes de italiano, que se están aclimatando a las instalaciones, y está formando a parte del personal en esa lengua.

El campo de fútbol donde se entrenarán los italianos se encuentra en el mismo complejo, a pocos metros del hotel y el césped lo ha colocado la misma empresa encargada del mantenimiento del Maracaná, estadio que acogerá la final el 13 de julio.

Wenceslau afirmó que “nadie más que la selección italiana va a tener acceso al hotel, ni siquiera la prensa, que se hospedará fuera de Portobello”.

En el mismo complejo donde se encuentra el hotel hay un conjunto de casas de lujo, cuyos residentes serán los únicos que podrán ver los entrenamientos que no sean a puerta cerrada.

También se ofrece un servicio de safari, para visitar una reserva natural privada que cuenta con 350 animales, entre los que se encuentran cebras, camellos, avestruces, tucanes o búfalos. Los jugadores podrán disfrutar del paseo cuando quieran, “siempre que el entrenador les dé permiso”, apuntó Wenceslau.

Además, en el aspecto gastronómico, los dirigidos por Césare Prandelli se van a sentir como en casa, porque la Federación Italiana de Fútbol llegará a Brasil con su propio equipo de cocineros, que trabajarán en colaboración con el personal del hotel.

También llegarán directamente de Italia las máquinas del gimnasio, que será montado para la ocasión, así como la sala de fisioterapia, la de juegos y la de video.

“Será difícil salir del complejo, porque tienen de todo y no hay ninguna ciudad a la que se pueda llegar a pie”, apuntó Wenceslau, quien también bromea sobre el hecho de que los jugadores cuenten con la compañía sus esposas: “Así se portarán mejor”.

Pese a la distancia de 100 kilómetros por carreteras de doble sentido y mala calidad al centro de Río de Janeiro y al aeropuerto internacional de Galeao, los italianos han conseguido disponer de la Base Aérea de Santa Cruz, a tan solo 44 kilómetros de Mangaratiba.

Será utilizada para los desplazamientos a Manaos, donde Italia se enfrentará a Inglaterra el 14 de junio; a Recife, para el partido frente a Costa Rica el día 20, y a Natal, el 24, para disputar el tercer y último encuentro de la fase de grupos frente a Uruguay.

Italia disputará todos los partidos en el Norte de Brasil durante la fase inicial del Mundial, distante de su base en el estado de Río de Janeiro.

A partir de octavos de final, si Italia llega a avanzar, su suerte podría cambiar.

El objetivo soñado será tener que hacer, el día 13 de julio, las dos horas de carretera que separan Portobello de Maracaná. Si eso ocurriera, querrá decir que los “azzurros” estarán luchando por conseguir el pentacampeonato en Brasil 2014.