Tráfico | T 35° H 61%

Mundo

Al menos 11 muertos, 7 terroristas, en el ataque al Parlamento somalí

WUNI News
05/24/2014 7:32 AM
Actualizada: 05/24/2014 3:20 PM

Mogadiscio, 24 may (EFE).- Al menos 11 personas, siete terroristas y cuatro policías, murieron hoy en un ataque de la milicia radical islámica somalí Al Shabab al Parlamento somalí en Mogadiscio, informaron a Efe fuentes policiales.

Además, cuatro diputados y siete soldados resultaron heridos, junto a un número todavía indeterminado de civiles, precisó a Efe el comandante Mohamed Nuur.

Los fundamentalistas hicieron explotar un coche bomba en la puerta principal de la Asamblea Nacional en Mogadiscio y accedieron después al interior, donde comenzaron a disparar.

Siete milicianos de Al Shabab entraron en la Cámara con uniformes de las fuerzas de seguridad con la intención de matar a los parlamentarios, pero los guardias resistieron la ofensiva y mataron a todos los atacantes.

El primer ministro somalí, Abdiweli Sheij Ahmed, ordenó a todos los cuerpos y agencias de seguridad tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los diputados, todos los cuales han sobrevivido.

No en vano, los cerca de 140 diputados que celebraban una sesión cuando los terroristas asaltaron el edificio fueron evacuados por la Policía y soldados de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), que derribaron un muro para facilitar una huida segura.

El portavoz militar de Al Shabab, Shiej Mustafa Abuu Muscab, reivindicó el “exitoso” asalto al Parlamento en declaraciones a los medios locales.

Las Fuerzas de Seguridad somalís ya han despejado el Parlamento y la situación ha vuelto a la normalidad.

Las tropas de la AMISOM, el Ejército somalí y varias milicias progubernamentales combaten a Al Shabab, el grupo yihadista dominante desde 2006 en ese país.

Al Shabab, que anunció en febrero de 2012 su unión formal a la red terrorista Al Qaeda, lucha para instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.