Tráfico | T 43° H 93%

Mundo

Erdogan asegura que seguirá combatiendo a quienes cometen “actos terroristas”

WUNI News
05/24/2014 8:00 AM
Actualizada: 05/24/2014 3:01 PM

Berlín, 24 may (EFE).- El primer ministro turco, Recept Tayyip Erdogan, pidió hoy a Occidente respeto para su país y para sus resultados electorales y aseguró que seguirá combatiendo a las “organizaciones ilegales” que, dijo, aprovechan desgracias como las de la tragedia minera de Soma para cometer “actos terroristas”.

Erdogan no ocultó su enfado ante las críticas que recibe en Europa en el discurso que pronunció ante cerca de 15.000 compatriotas reunidos en el estadio Lanxess Arena de Colonia, mientras en las calles más de 30.000 personas se manifestaban en protesta por su visita a Alemania.

Sus primeras palabras fueron para recordar a las 301 víctima mortales de la mina de Soma y para garantizar que está en marcha una profunda investigación para aclarar, “hasta el último detalle”, lo ocurrido.

En este contexto criticó a “una minoría” que, en el marco de esa tragedia, se organizó para manifestar su descontento, con el apoyo de las fuerzas de la oposición.

Erdogan lamentó las víctimas mortales registradas durante los incidentes, pero repudio el modo en que los medios occidentales, en concreto los alemanes, han puesto sus ojos en su país, lo juzgan, lo “insultan” y lo “atacan”.

Ante esa actitud, exigió “respeto” para Turquía y para las decisiones que toman en las urnas los ciudadanos turnos, al igual que ellos no se inmiscuyen en los comicios que se celebran fuera de sus fronteras, en referencia a la jornada electoral que se celebra mañana en la UE.

“¿Quién me juzga y con qué motivos?”, se preguntó Erdogan tras señalar que bajó en persona a la mina y compartió una comida bajo tierra con los mineros.

El primer ministro defendió también la actuación de la policía turca ante los manifestantes, denunció la imagen que intentan ofrecer de ella los medios extranjeros y recordó a los agentes heridos en las concentraciones tras ser agredidos por cócteles molotov.

“¿Qué debería hacer nuestra policía ante estos ataques terroristas?”, dijo Erdogan para asegurar que seguirá actuando contra “las organizaciones ilegales que intentan aterrorizar a la sociedad”.

“No lo conseguirán, de ninguna manera”, proclamó.

Entre las ovaciones de sus seguidores, el primer ministro turco repitió la frase que acuñó en anteriores visitas a Colonia y Düsseldorf: “Sí a la integración, no a la asimilación”.

Su polémico viaje a Alemania estuvo rodeado de críticas tanto desde la clase política como desde diversas organizaciones sociales, que cuestionaron la procedencia de que celebrara un acto de tintes electoralistas tras la tragedia de Soma.

Su discurso fue organizado con motivo del décimo aniversario de la Unión de Demócratas Turco-Europeos, pero sus detractores vincularon el evento a los comicios presidenciales que celebrará Turquía este verano y en los que por vez primera podrán votar los turcos en el extranjero.

En Alemania residen alrededor de tres millones de ciudadanos de origen turco y se estima que cerca de 1,5 millones podrán votar en esas elecciones.

En las calles de Colonia, más de 30.000 personas, según fuentes policiales, protestaron contra la presencia de Erdogan.

Los manifestantes, muchos con cascos mineros en recuerdo a las víctimas de Soma, portaron pancartas en las que tildaban a Erdogan de “dictador”, “asesino” y “fascista” y camisetas con el lema “Taksim en todas partes”, en referencia a las protestas en la emblemática plaza de Estambul.