Tráfico | T 45° H 74%

Economía

Docentes costarricenses cumplen su tercera semana en huelga por atraso salarial

WUNI News
05/26/2014 3:43 PM
Actualizada: 05/26/2014 2:03 PM

San José, 26 may (EFE).- Los maestros del sector público de Costa Rica cumplieron hoy tres semanas en una huelga indefinida, debido a los atrasos salariales que les afectan desde hace tres meses.

El Gobierno informó que hoy en horas de la noche se pagará masivamente lo que se les adeuda a más de 13.000 trabajadores, por lo que es necesario que se regrese a clases y se normalice el curso lectivo.

Sin embargo, los sindicatos han manifestado que tienen que comprobar que efectivamente se hicieron los depósitos correspondientes y, de no ser así, mantendrán la huelga indefinida, que inició el pasado 5 de mayo.

“Estamos esperando que sean las 22.00 hora local (04.00 GMT del martes) para corroborar quiénes y qué porcentaje de docentes ha recibido el pago completo. Si se recibe, nosotros podríamos sentarnos con el Gobierno para un siguiente paso”, dijo a Efe el presidente de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), Gilberto Cascante.

Agregó que entregarán un documento a la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, con una serie de pautas a cumplir para deponer el movimiento.

Entre los puntos destacan el ajuste al calendario escolar, la recuperación de las lecciones de los niños y jóvenes que llevan tres semanas sin clases, así como una petición de no represalias ni sanciones contra aquellos educadores que se han unido a la huelga.

Cascante además señaló que si un porcentaje mínimo de maestros no recibe su salario, el Gobierno tiene que garantizar a los sindicatos que en un plazo de 48 horas se realizará el pago.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, profesor universitario durante los últimos 30 años, apeló la semana pasada a la “responsabilidad y vocación de servicio” para volver a las aulas.

El Gobierno, como solución temporal, anunció la semana pasada la creación de un sistema de pagos especial, en asociación con la banca, con el fin de poner al día los salarios de una parte de los maestros, pero para los educadores eso no fue suficiente.

Solís, quien asumió el poder el pasado 8 de mayo, ha encontrado este problema como un lastre de la Administración de Laura Chinchilla (2010-2014), ocasionado por fallos en el manejo de datos a la hora de migrar a un sistema de pagos más moderno.