Tráfico | T 36° H 86%

Fiesta del Fútbol | Fútbol

Parreira afirma que nadie está contra la selección a pesar de las protestas

WUNI News
05/26/2014 5:55 PM
Actualizada: 05/27/2014 10:36 AM

Teresópolis (Brasil), 26 may (EFE).- El coordinador técnico de Brasil, Carlos Alberto Parreira, afirmó que “nadie está en contra de la selección” nacional a pesar de las protestas que se registraron hoy al comienzo de la concentración para el Mundial.

“Tengo certeza absoluta de que la selección es un patrimonio cultural y deportivo del pueblo brasileño y que el pueblo la apoyará durante todo el Mundial”, afirmó Parreira en la primera rueda de prensa ofrecida en los campos de entrenamientos de Brasil en la ciudad serrana de Teresópolis.

A la llegada de los jugadores al aeropuerto internacional Antonio Carlos Jobim ‘Galeão’, de Río de Janeiro, un grupo de cerca de 200 profesores interrumpió la salida del autobús de la delegación y colocó pegatinas en la carrocería del vehículo, en demanda de más inversiones en la educación.

En Teresópolis decenas de manifestantes increparon a la selección, a la FIFA y a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en protesta por los altos gastos del Mundial y en demanda de mejores servicios sociales.

Parreira describió la protesta de profesores como un “incidente con 200 personas como máximo” y subrayó que los aficionados dieron una acogida calurosa al equipo.

Mientras se celebraba la rueda de prensa de Parreira, medio centenar de profesores realizó una nueva manifestación pacífica en la puerta principal de la Granja Comary, centro de entrenamientos de la selección, según constató Efe.

Los profesores leyeron un manifiesto denunciando la falta de inversiones en las escuelas públicas de Río y cantaron “En el Maracaná mientras el balón rueda, no hay salud, no hay transporte, no hay escuela”.

En la rueda de prensa, Parreira dijo que habló con un coronel de la policía que le informó que a lo largo de los 100 kilómetros de carretera que cubrió el autobús de la selección, “el pueblo aplaudió y animó todo el tiempo”.

En Teresópolis decenas de aficionados, vestidos con camisetas de Brasil, pelucas verdes y amarillas y portando banderas, recibieron con vítores a la selección.