Tráfico | T 41° H 67%

Espectáculos

Eduardo Halfon continúa con “Monasterio” su ciclo familiar autobiográfico

WUNI News
05/27/2014 9:00 AM

Barcelona, 27 may (EFE).- El escritor hispanoguatemalteco Eduardo Halfon continúa con su última novela, “Monasterio”, su ciclo familiar autobiográfico iniciado con “El boxeador polaco” y “La pirueta”.

“Monasterio” (Libros del Asteroide) es el sexto libro de Halfon, que nació en 1971 en la ciudad de Guatemala, pero en 1981 huyó con su familia a EEUU.

“Allí pasé mi infancia y juventud y concluí los estudios de ingeniería y volví a Guatemala después de la universidad habiendo casi perdido la lengua”, ha explicado hoy en Barcelona.

La vuelta a Guatemala fue especialmente traumática: “Llego a un país que desconozco, sin la lengua y con un oficio (la escritura) que no es el mío, porque, de hecho, no me gustaban los libros y no era lector”.

Su entrada en la literatura fue, dice, “azarosa y vertiginosa”, una “caída en los libros a los 28 años, por accidente y por mucha frustración frente a esa idea de desubicación”.

Tras renunciar a su trabajo como ingeniero y comenzar a leer compulsivamente, publicó su primer libro, “Esto no es una pipa, Saturno” en 2003, y desde entonces ha escrito siempre “libros breves, breves horizontalmente, pero profundos y complejos en la temática”.

A pesar de que dejó de ejercer la ingeniería en 1999, Halfon considera que sigue siendo “muy ingeniero en la forma de estructurar mis relatos y mis libros”.

Tras abandonar Guatemala, Halfon se instaló en España, en La Rioja, se nacionalizó español y se casó con una riojana, y en la actualidad vive en Nebraska, adonde llegó acompañando a su mujer, que realiza una beca Fullbright.

Considera el autor que sus libros “dialogan entre ellos” y el narrador tiende a ser la misma persona, una especie de alter ego de Eduardo Halfon con el que comparte casi toda su biografía.

“Monasterio” comienza con una imagen: la llegada a Israel de dos hermanos -uno de ellos es el propio autor- que no quieren estar ahí, pero que llegan con el pretexto de la boda de una hermana.

La literatura de Halfon es una “constante búsqueda por comprender mi identidad -según confiesa-, pero también es una búsqueda de las raíces, de la historia de mi abuelo polaco, el de ‘El boxeador polaco’, mi abuelo libanés, la historia de los judíos”.

“Monasterio” quiere ser también “un llamamiento crítico a la intolerancia religiosa y cultural” y alude a la cuestión de la salvación, a la que se llega por el poder de la palabra, pero también a través de lo espiritual.

Recuerda que provoca cierta extrañeza cuando a menudo dice que es judío y árabe, “algo que molesta especialmente a los judíos y tiende a crear confusión, pero es real: tengo un abuelo polaco judío y tres abuelos árabes (libanés, egipcio y sirio), y aunque judíos, los tres son de países árabes, y su cultura estaba muy presente en mi casa”.

Aunque inicialmente sus autores de referencia eran los norteamericanos, poco a poco se fue acercando a la literatura latinoamericana y española y, ya como escritor, fue desarrollando su propia lengua.

Confiesa Halfon que en su obra hay “una confusión entre realidad y ficción, si bien una ficción anclada en puntos reales”.

Con “Monasterio”, Asteroide inicia la publicación de obras inéditas de autores contemporáneos en español, que continuará en otoño con “Big time, la maravillosa historia de Perico Vidal”, de Marcos Ordóñez.