Tráfico | T 79° H 58% | Powered by Yahoo! Weather

Tenis

Ferrer y Murray avanzan en París, donde se cae la china Na Li

WUNI News
05/27/2014 2:13 PM

París, 27 may (EFE).- El español David Ferrer, finalista del año pasado, avanzó hoy con solvencia en Roland Garros, donde logró el pase a segunda ronda, al igual que el británico Andy Murray, quien lo hizo con más problemas y tras ceder un set, mientras que la china Na Li, ganadora en 2011, cayó a las primeras de cambio.

La derrota de Li, ante la francesa Kristina Mladenovic, 103 del mundo, que ganó 7-5, 3-6, 6-1 en 2 horas y 4 minutos, unida a la del lunes del suizo Stanislas Wawrinka ante el español Guillermo García López, marcó un hecho histórico, pues nunca hasta esta edición, los dos campeones del Abierto de Australia habían perdido en la primera ronda del siguiente Grand Slam.

Ferrer empleó incluso menos tiempo que los dos líderes del ránking, el español Rafael Nadal y el serbio Novak Djokovic, para superar a su primer rival, el holandés Igor Sijsling, derrotado por 6-4, 6-3, 6-1 en 1 hora y 40 minutos.

A sus 32 años, Ferrer mantiene su línea de ganar sin estridencias, pero de mantener una constancia en su juego, suficiente para superar a un rival que tampoco le puso mayores dificultades. Ferrer no se ha perdido ningún Grand Slam desde el Abierto de Australia de 2003, y no cae en una primera ronda desde Wimbledon 2005.

París se le da bien, allí jugó su primera una final de un grande el año pasado y el anterior ganó su primer Masters 1.000 bajo el techo de Bercy. “Este torneo es muy especial para mi, aquí llegué a mi primera final en un Grand Slam y estoy muy contento cada año de venir”, dijo.

Su rival será el italiano Simone Bolelli, procedente de la fase previa, 150 del mundo, de 28 años y al que ha ganado en los cuatro duelos que han mantenido, sin que el transalpino se haya apuntado un solo set.

Murray no estuvo tan rápido e incluso dejó escapar la primera manga del torneo ante el kazako Andrey Golubev, que terminó sucumbiendo al juego del británico por 6-1, 6-4, 3-6, 6-3 en dos horas y 35 minutos.

El cabeza de serie número 7, vencedor de la pasada edición de Wimbledon, regresó a París, donde el año pasado fue baja por sus problemas de espalda y donde tiene una deuda pendiente con la tierra batida.

Fue semifinalista en 2011, pero es el Grand Slam donde peor se ha comportado. Este año en arcilla sus resultados no han sido muy halagüeños, aunque alcanzó los cuartos de final en Roma, donde llegó a ganar un set a Nadal antes de inclinarse.

Del torneo se marchó el búlgaro Grigor Dimitrov en el año en el que muchos le veían inquietar a los mejores. El undécimo favorito, de 23 años, sucumbió a los servicios ultrasónicos del croata Ivo Karlovic, de 35, que había caído en primera ronda en seis de sus ocho presencias.

Dimitrov tuvo un mal día y no supo como desembarazarse del bombardeo del croata, que logró 22 puntos directos para imponerse por 6-4, 7-5 y 7-6(4).

Una derrota inesperada para el búlgaro, cuartofinalista en Australia y que en tierra batida había ganado los torneos de Acapulco y Bucarest, se había encaramado a los octavos en Montecarlo y Madrid y, sobre todo, a las semifinales en Roma, donde cayó frente a Nadal una semana antes de viajar a París.

Más sorprendente fue la derrota en el cuadro femenino de la china Na Li, segunda favorita, vencedora en 2011 y ganadora en Australia del primer Grand Slam del año. Li cedió ante la francesa Kristina Mladenovic, 103 del mundo, y luego reconoció que tuvo un día fatal.

“Hubiese perdido contra quien fuera en un día como hoy, estuve lejos del partido. No fue solo una cuestión tenística, hice muchas cosas mal. Ni siquiera lo intenté mucho”, aseguró la china.

Es la primera vez que Na Li pierde en la primera ronda de un Grand Slam desde que lo hiciera en el Abierto de Estados Unidos de 2011.

Su temporada en tierra batida no había sido muy buena, con cuartos de final en Madrid y en Roma, pero nada hacía prever que la china cayera en la primera ronda ante una jugadora que ni siquiera está entre las cien primeras.

La que sí superó el primer duelo fue la rumana Simona Halep, cuarta favorita, que se deshizo sin problemas de la rusa Alisa Kleybanova por 6-0, 6-2.