Tráfico | T 71° H 35%

Latinoamérica

Fundación vivirá su día más triste con la despedida de los niños muertos en un incendio

WUNI News
05/27/2014 11:02 PM
Actualizada: 05/28/2014 10:49 AM

Fundación (Colombia), 27 may (EFE).- La localidad de Fundación, en el Caribe colombiano, vivirá este miércoles su jornada más triste por el sepelio colectivo de cerca de 30 niños que murieron calcinados hace diez días al incendiarse el autobús en que viajaban.

Ese municipio de cerca de 90.000 habitantes vive desde el pasado 18 de mayo un luto colectivo por la tragedia que se abatió sobre el pueblo, cuando el viejo autobús con más de medio centenar de personas a bordo, de los cuales 50 eran niños de corta edad, se incendió en el barrio Altamira cuando regresaba con los menores, todos de familias pobres, de un servicio religioso dominical.

El fuego que en cuestión de minutos consumió el autobús ante la impotencia de numerosos vecinos que intentaron apagar las llamas se llevó la vida de 31 pequeños, mientras que 20 más quedaron heridos, dos de los cuales fallecieron en los últimos días en un hospital de Barranquilla por la gravedad de las quemaduras.

Este miércoles se cerrará un capítulo de esa tragedia cuando la mayoría de los féretros lleguen al pueblo procedentes de la ciudad de Barranquilla, donde se efectuó la identificación de los restos.

Después de un homenaje de todo el pueblo serán sepultados en un cementerio que Fundación no ha estrenado y que ya fue bautizado con el nombre de “Parque Cementerio Ángeles de Luz”, dijo a Efe Luz Stella Durán, alcaldesa de este municipio del departamento del Magdalena.

“Aquí se quedan 28, dos se quedan en Santa Marta (capital del Magdalena), uno en Barranquilla y otro va para Venezuela”, explicó la alcaldesa.

Según Durán, desde el lunes un equipo de sicólogos atiende a las familias de los niños para prepararlos ante la llegada de los féretros.

“Va a ser un choque cuando ellos vean esos féretros”, manifestó la alcaldesa, quien explicó que este martes los parientes de los niños fueron llevados al nuevo parque cementerio, a unos 10 minutos en auto de Fundación, que fue construido recientemente.

Según la alcaldesa, la visita al cementerio fue para enseñarles “una forma diferente de ver la muerte”.

“Este cementerio es como un parque con jardines, entonces ellos (los padres) decidieron que mejor era enterrarlos aquí porque pueden traer a sus otros hijos los fines de semana sin que se asusten”, dijo.

Una comisión partirá este miércoles temprano de Fundación hacia Barranquilla para recibir los féretros y una vez lleguen “se va a hacer todo, la velación, el rito religioso y luego la sepultura”, explicó la alcaldesa.

Está previsto que al acto religioso asista el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por lo cual Fundación está vigilada por decenas de agentes de seguridad y por miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía, para prevenir que el dolor de la multitud y el clamor por justicia pueda convertirse en desorden popular.

“Hoy lloramos por ellos pero mañana nos gozaremos juntos en el cielo”, dice un cartel colgado en frente de una casa, al lado de otros con mensajes como “Estamos de luto por nuestros niños. Se fueron de nuestras vidas pero viven en nuestros corazones”, que resumen el sentimiento que embarga a los habitantes de Fundación.

La Fiscalía que investiga el caso formuló cargos por homicidio y lesiones personales al conductor del autobús, Jaime Gutiérrez Ospina, y a Salvador Ibarra, quien forma parte de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, que supuestamente fue el encargado de contratar el vehículo.

Entre las irregularidades encontradas están que el autobús carecía de licencia de operación desde hace dos años, el exceso de pasajeros y la maniobra imprudente del conductor, que al parecer intentó solucionar un problema de encendido del motor vertiendo gasolina en el carburador, lo que pudo haber desencadenado el incendio y la tragedia que ha enlutado a Fundación y a Colombia.

 

Ricardo Maldonado Rozo