Tráfico | T 38° H 70%

Latinoamérica

Embajadores de la UE destacan que el resultado de las elecciones no cuestiona el proyecto europeo

WUNI News
05/28/2014 3:30 PM

Santiago de Chile, 28 may (EFE).- Los embajadores de la Unión Europea en Chile destacaron hoy que el resultado de las elecciones al Parlamento celebradas este fin de semana no ha puesto contra las cuerdas el proyecto comunitario, como vaticinaban algunos sectores políticos y de la prensa.

“La agenda política europea no va a cambiar radicalmente, la extrema derecha no se ha tomado el Parlamento Europeo”, destacó el embajador Rafael Dochao, jefe de la delegación de la Unión Europea (UE) en Chile.

“Había medios que hablaban de una llegada de representantes euroescépticos, xenófobos y ultraderechistas que iba a poner en apuros el funcionamiento del Parlamento Europeo. Eso no ocurrió”, destacó por su parte el portavoz del Parlamento Europeo, Jaime Duch, opinión compartida por los embajadores de la UE.

Además, Duch destacó el hecho de que se haya conseguido frenar el paulatino descenso que se venía registrando en la participación ciudadana en estos comicios, al pasar del 42,9 % en 2009 al 43,1 % ahora.

“Después de cinco años de crisis podía esperarse un movimiento de rechazo que no se ha producido”, enfatizó.

Vía teleconferencia desde Bruselas, el portavoz del Parlamento Europeo describió la nueva Eurocámara como más variada, con dos grupos que siguen siendo mayoritarios (conservadores y socialdemócratas) y que recortan su distancia entre sí, al pasar de 80 a entre 20 y 25 escaños de diferencia.

Además, los partidos Popular Europeo y de los Socialistas Europeos poseen mayoría absoluta juntos (cerca de un 55 %), seguidos de otras formaciones que apoyan el proyecto comunitario, como son los Liberales, los Verdes e Izquierda Unitaria, aunque en este último caso con matices.

En un encuentro informativo celebrado este miércoles con el fin de analizar los resultados de las elecciones, los embajadores de los Estados miembros de la UE coincidieron en que el resultado de los comicios supone, en algunos casos, una llamada de atención de los ciudadanos a los Gobiernos de sus respectivos países.

Los euroescépticos, que antes sumaban el 5 %, representan un 6 % o 7 % tras los comicios del domingo, con un centenar de eurodiputados sin adscripción definida a un grupo parlamentario y que hoy por hoy representan la principal incógnita, señalaron.

Los diplomáticos europeos acreditados en Santiago consideraron que los diputados contrarios al proyecto europeo incidirán débilmente en la Eurocámara, puesto que su postura política les lleva a implicarse poco en el trabajo parlamentario cotidiano.

“No ha habido un desplome del bipartidismo”, sostuvo el embajador Dochao, para quien el eje que vertebra la Eurocámara sigue siendo derecha-izquierda, no euroescépticos-europeístas.

Por su parte, el embajador de España, Carlos Robles, subrayó que “no existen imposiciones de Bruselas” (la capital comunitaria), sino que las políticas que adopta la UE son fruto de los debates y acuerdos que adoptan los representantes y Gobiernos democráticamente elegidos.

“A mi país nadie le ha impuesto nada. Las medidas las aprobamos entre todos. Españoles y griegos estamos muy agradecidos de que Europa nos haya prestado dinero en condiciones muy ventajosas” para solventar los problemas financieros, aseveró.

“Lo ocurrido en los últimos cinco años pone de manifiesto que hemos tomado decisiones que han permitido salir adelante”, señaló Robles, quien antes de ser embajador en Chile ocupó el cargo de coordinador en la Representación Permanente de España ante la Unión Europea.

Por su parte, el embajador de Francia, Marc Giacomini, reconoció que será menor la influencia de su país en el Parlamento Europeo tras las elecciones del domingo, que dieron la victoria al ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen.

Y los representantes diplomáticos de Finlandia, Anu Korppi-Koskela, y Austria, Dorothea Auer, minimizaron el resultado de la extrema derecha en sus respectivos países, ya que en el primer caso supuso un descenso respecto a las elecciones generales y en el segundo, democristianos y socialdemócratas siguen siendo los partidos más votados.