Tráfico | T 70° H 97% | Powered by Yahoo! Weather

Nacionales

EE.UU. niega su implicación en supuestos complots y rechaza las sanciones a Venezuela

WUNI News
05/29/2014 6:28 PM
Actualizada: 05/29/2014 8:21 PM

Washington, 29 may (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos negó hoy de nuevo tener que ver con supuestos complots denunciados por Venezuela e insistió en que no cree conveniente imponer sanciones al Ejecutivo del presidente venezolano, Nicolás Maduro, como le piden desde el Congreso.

Tras aprobarse este miércoles en el pleno de la Cámara de Representantes un proyecto de ley para sancionar a funcionarios del núcleo de poder venezolano supuestamente vinculados con la violación de derechos humanos, la subsecretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, se mostró hoy contraria a esa medida.

Jacobson, como ya hizo recientemente ante los mismos congresistas que impulsan las sanciones, dijo que en Venezuela hay en marcha un diálogo nacional al que hay que dar tiempo para que fructifique.

En una rueda de prensa en Washington, la funcionaria recordó que la ley permite al Gobierno del mandatario de EE.UU., Barack Obama, imponer sanciones sin necesidad de nuevas leyes del Congreso e insistió en que no cree que sea el momento para hacer uso de esa herramienta.

Jacobson, no obstante, rehusó responder si Obama vetaría la ley en caso de que la versión que maneja el Senado y la ya aprobada por la Cámara baja se armonizaran en un único texto, para cuya entrada en vigor solo sería necesaria la firma del mandatario.

La subsecretaria de Estado para Latinoamérica insistió en que las sanciones a un país deben ser consideradas “una herramienta y no un fin” y advirtió de que, aunque estancado, el diálogo auspiciado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Vaticano debe ser un vehículo que se agote antes de interferir de otro modo.

“Lo que está pasando ahora en Venezuela no tiene que ver con la relación bilateral (con Estados Unidos), tiene que ver con los propios venezolanos”, subrayó Jacobson ante las acusaciones vertidas por Maduro de presuntos complots del Gobierno de EE.UU. contra él.

También la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, volvió a rechazar categóricamente las acusaciones de que el Gobierno estadounidense haya participado en una presunta trama para ayudar a la exdiputada opositora María Corina Machado a trazar planes de golpe de Estado, como aseguran las autoridades venezolanas.

El alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, dirigente nacional del Partido Socialista (PSUV), dijo el miércoles en rueda de prensa que habían desmantelado un intento de “magnicidio” y un “golpe militar” en el que involucró a la opositora y a un diplomático estadounidense.

“Absolutamente no”, contestó Psaki en su rueda de prensa diaria en referencia a las acusaciones del Gobierno de Venezuela de que el nuevo embajador de EE.UU. en Colombia, Kevin Whitaker, está ayudando a Machado a orquestar un golpe de Estado.

“Esas acusaciones son totalmente falsas e infundadas”, enfatizó la portavoz, al tiempo que insistió en que el Gobierno venezolano trata de “distraer de sus propias acciones” acusando a EE.UU. o a otros países de los sucesos que ocurren en ese país.

“Lo hemos visto muchas veces”, dijo Psaki, al instar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro a ocuparse de los “verdaderos problemas” del país y abocarse un diálogo “serio e inclusivo”.

Jacobson hizo sus declaraciones en una rueda de prensa con motivo de la próxima Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que tendrá lugar la semana próxima en Paraguay, en cuya edición del pasado año, en Guatemala, pudieron reunirse los cancilleres de ambos países, John Kerry y Elías Jaua.

Preguntada por una posible conversación bilateral en el marco de la Asamblea, Jacobson no quiso anticipar esa eventualidad pese a la “conversación optimista” de hace un año, ya que en estos momentos “los dos países no están en el mismo punto”, dijo.

El texto legislativo aprobado el miércoles por la Cámara baja estadounidense pretende sancionar a los funcionarios del Gobierno venezolano supuestamente vinculados con la violación de derechos humanos en las protestas que vive Venezuela desde el pasado febrero.

La propuesta prohibiría la entrada a territorio estadounidense a una serie de individuos supuestamente relacionados con la represión de las manifestaciones estudiantiles en Venezuela y congelaría sus activos en Estados Unidos.

En respuesta, el canciller venezolano dijo hoy que este proyecto de ley evidencia la injerencia de sectores políticos de EE.UU. en los asuntos internos de Venezuela y reiteró que se trata de una medida “ilegal”.

Mientras el secretario de la alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, sostuvo que las responsabilidades en otros países de los funcionarios de Gobierno por sus actos son cosa de esas naciones.

“¿Cómo los sancionan? Que le quitan la visa, que le congelan las cuentan bancarias; bueno una gente que habla tan mal de los Estados Unidos no debe tener ganas de ir para allá”, dijo a Efe Aveledo.

Venezuela vive protestas contra el Gobierno desde hace más de tres meses que en algunas ocasiones han derivado en incidentes violentos que han dejado 42 muertos, más de ochocientos de heridos y centenares de detenidos.