Tráfico | T 78° H 76%

Fútbol

El irreverente Cuauhtémoc se despide del Tri con un grito “¡Viva México, cabrones!”

WUNI News
05/29/2014 12:20 AM

México, 28 may (EFE).- El delantero Cuauhtémoc Blanco, el último y más irreverente de los ídolos del fútbol mexicano, cerró hoy a los 41 años una etapa con la selección de México que dejó una estela de 39 goles, tres mundiales y 122 partidos desde 1995.

Blanco, nacido en 1973, volvió a la selección tras cuatro años de ausencia para formar hoy como titular desde el pitido inicial en el encuentro amistoso contra la selección de Israel, un homenaje de la Federación en reconocimiento a su trayectoria con el Tri.

Un colmado estadio Azteca se entregó por completo a Blanco desde que fue relevado a los 37 minutos por el goleador del América Raúl Jiménez.

Y con la ovación quedó refrendada la etiqueta de ídolo mexicano que se ganó desde sus tiempos como jugador del América.

Hasta la fecha el delantero se mantiene activo y recientemente fichó por el Puebla para jugar el Clausura 2014.

Cuauhtémoc Blanco aprovechó el descanso del encuentro de preparación del Tri para el Mundial de Brasil para salir de nuevo, dar una vuelta a la cancha y despedirse con el grito ‘¡Viva México, cabrones!’.

Blanco fue convocado en 127 ocasiones a la selección absoluta, debutó el 1 de febrero de 1995 en un amistoso contra Uruguay y su trayectoria con el Tri totaliza 122 partidos con el de hoy.

En 85 partidos fue titular, en 36 entró desde el banco y solo en seis fue sustituido.

Es con 39 el segundo goleador de la selección mexicana, siete menos que Jared Borgetti.

Con México ganó en 1999 la Copa Confederaciones de la FIFA, competición de cual fue el máximo anotador con nueve al lado del brasileño Ronaldinho Gaúcho

Javier ‘Chicharito’ Hernández, del Manchester United, es el tercer goleador de México con 35 goles y tiene edad para superar a Borgetti y Blanco.

Cuauhtémoc Blanco se ganó a los aficionados con su peculiar talento en la cancha con jugadas como la “cuauteminha” que llegó a reproducir en una Copa del Mundo, y su festejo de los goles, en los que simula disparar flechas.

Aunque nunca pasó por selecciones menores, Blanco llegó en 1995 a la selección mexicana de la mano de Manuel Lapuente y jugó los mundiales de Francia’98, Corea del Sur-Japón 2002 y Sudáfrica 2010.

El Mundial de Alemania del 2006 se lo perdió porque, según el entonces seleccionador Ricardo La Volpe, el estilo de Blanco no encajaba en su equipo. Pero las conjeturas populares coincidían en que no fue convocado para llamar al yerno del técnico argentino.

El América fue y es el equipo de Blanco, quien tuvo etapas con el Necaxa, el Veracruz y ya cerca de las cuatro décadas se fue a jugar a la segunda división con el Irapuato, los Dorados de Culiacán, los Lobos y ahora ha fichado por el Puebla.