Tráfico | T 34° H 92%

Nacionales

Los estadounidenses cada vez más abiertos a un presidente ateo, según una encuesta

WUNI News
05/29/2014 1:32 PM
Actualizada: 05/29/2014 1:58 PM

Washington, 29 may (EFE).- La religión sigue siendo un asunto importante para los estadounidenses a la hora de elegir a su candidato presidencial aunque, según un estudio del Pew Research Center publicado hoy, cada vez están más abiertos a tener un mandatario ateo.

El estudio, que analiza datos de varias encuestas realizadas por el centro, señala que una parte de la población todavía se siente incómoda con un presidente que no cree en Dios.

El 53 por ciento señaló en un sondeo realizado el pasado abril que era menos probable que apoyara a un candidato que no cree en Dios, mientras que el 5 % señaló que probablemente no lo apoyaría y el 41 por ciento dijo que no era algo que le importara.

No obstante, el centro señala que aunque cerca de la mitad de los estadounidenses apuntaron que era un asunto a tener en cuenta a la hora de elegir un candidato, la cifra es menor que en 2007, cuando 6 de cada 10 dijeron lo mismo.

En Estados Unidos nunca ha habido un presidente ateo, recuerda el Pew, aunque tres de ellos no tuvieron una afiliación religiosa definida: Thomas Jefferson (1801-1809), Abraham Lincoln (1861-1865) y Andrew Johnson (1865-1869).

Cada vez hay más estadounidenses que no se identifican con una religión, en 2012 uno de cada cinco permanecía sin afiliación religiosa, según otra encuesta de Pew, que detectó un aumento de cinco puntos porcentuales en cinco años.

Según los datos recogidos, 13 millones de personas se describieron como ateos y agnósticos (cerca de 6 por ciento de la población estadounidense) y cerca de 33 millones dijo no tener una afiliación religiosa en particular (el 14 por ciento).

El centro de investigaciones señala que en otros países ser ateo o agnóstico no es un obstáculo para ganar las elecciones, mientras que las creencias religiosas de muchos líderes mundiales permanecen en el ámbito privado.

Al menos una decena de jefes de Estado o gobierno se definen como ateos, agnósticos o no creyentes; como el presidente de Uruguay, José Mujica; la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; el presidente de Francia, Francois Hollande; el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, y la presidenta surcorena Park Geun-hye.