Tráfico | T 50° H 89%

Economía | República Dominicana

Un niño de 10 años hizo las llamadas sobre una falsa bomba en un avión en Rep. Dominicana

WUNI News
05/29/2014 10:40 PM
Actualizada: 05/30/2014 10:33 AM

Santo Domingo, 29 may (EFE).- Un niño de 10 años, que se identificó como “Pablo Escobar”, fue quien hizo las llamadas sobre la supuesta existencia de una bomba en un avión que aterrizó el martes pasado en el aeropuerto de Santo Domingo proveniente de Bélgica, informaron hoy las autoridades dominicanas.

El Departamento Nacional de Investigaciones (DNI) aseguró que luego de un allanamiento practicado en la vivienda del menor, en el sector Sabana Perdida, de la provincia Santo Domingo, se decomisó un documento con los números telefónicos de varias instituciones estatales que ofrecen servicios de seguridad y emergencia.

De acuerdo con el DNI, el menor hizo la primera llamada identificándose ante la operadora del Aeropuerto Internacional de las Américas como “Pablo Escobar, Señor de los Cielos”, en una aparente alusión al extinto narcotraficante colombiano Pablo Escobar y al mexicano Amado Carrillo Fuentes, también fallecido, respectivamente.

Una segunda llamada confirmó la supuesta amenaza de bomba, mientras que en una tercera comunicación el menor desmintió la existencia de artefacto explosivo alguno dentro del aparato.

La principal agencia de inteligencia dominicana señaló que el menor, cuyo nombre se omite por razones legales, también realizó unas 60 llamadas telefónicas a diferentes instituciones públicas y privadas que ofrecen servicios de seguridad y emergencia como la sede central de la Policía, Cuerpo de Bomberos del Distrito Nacional y el servicio de Meteorología.

El DNI destacó, que de acuerdo con el gerente de estación de Delta Airlines y presidente del Comité de Líneas Aéreas del aeropuerto de las Américas, Dorián Martínez, la falsa alarma provocó pérdidas estimadas entre 600.000 y 1 millón de dólares, dado el amplio operativo montado en torno al aparato tan pronto pisó suelo local.

Añadió que la abuela del menor, María Altagracia Espinosa Féliz, y su hermana, Ana Luisa Espinosa Espino, detenidas para fines de investigación, fueron puestas en libertad por el Ministerio Público (Fiscalía).

El vuelo 205 de Jetairfly, procedente de Bruselas con 274 ocupantes a bordo, fue obligado a aterrizar en el Aeropuerto de las Américas de Santo Domingo ante el aviso de bomba.

El destino inicial de la aeronave era el enclave turístico de Punta Cana, en el extremo este de República Dominicana.