Tráfico | T 44° H 47%

Economía | Latinoamérica

La Junta de Drogas dice que se confunden los empresarios que recurren la ley de marihuana

WUNI News
05/30/2014 10:41 AM

Montevideo, 30 may (EFE).- El Prosecretario de la Presidencia uruguaya y presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND), Diego Cánepa, dijo hoy que los empresarios que presentaron en la víspera un recurso contra la ley que otorga al Estado el control sobre la producción y venta de marihuana en el país están “confundidos”.

“Creo que hay una confusión importante en el alcance que le dan al artículo 42 y el que le damos nosotros”, afirmó Cánepa en declaraciones que publica la página digital de la Presidencia uruguaya.

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) y un grupo de veinte empresas presentaron el miércoles y el jueves, respectivamente, sendos recursos en la Presidencia uruguaya, poco antes del vencimiento del plazo legal para hacerlo.

El argumento de los empresarios es que la ley que otorga al Estado el control sobre la producción y venta de la marihuana en Uruguay, inédita en el mundo, vulnera sus derechos en cuanto al alcance en materia laboral.

Cánepa dijo que citará a los empresarios la semana próxima para “conversar” y que si la reglamentación de la ley tiene “algún tema que mejorar, se mejorará”.

“Yo no he visto un tema de fondo” en el recurso y lo que se debe analizar es “por qué entienden que ese artículos los inhibe de utilizar la potestad que tiene el empleador de sancionar a quien no cumple”, dijo el funcionario.

Cánepa destacó que la reglamentación prohíbe estrictamente el consumo de marihuana en horario laboral.

Las empresas que apoyan el recurso, sobre todo las multinacionales con operaciones en el país, tienen “su propio protocolo de seguridad e higiene en el trabajo” con faltas por “mala conducta por consumo de alcohol y estupefacientes”, explicó a Efe Claudio Piacenza, gerente general de la CNCS.

El reglamento de la ley de la marihuana prohíbe “fumar, mantener encendidos, consumir o ingerir productos de cannabis durante la jornada de trabajo”, y tampoco permite que trabaje un empleado “que tenga afectadas sus capacidades por el consumo previo de cannabis psicoactivo”.

La norma autoriza a los empleadores a ordenar “controles aleatorios de carácter preventivo” para detectar la presencia de THC, el componente psicoactivo del cannabis, en el organismo de los empleados.

En caso de que se descubra que uno de ellos trabaja bajo los efectos de la marihuana, la ley prevé que éste “suspenda sus tareas” y “se retire del lugar de trabajo”.

Sin embargo, si no ha cometido ninguna otra falta en relación con su trabajo, no se le aplicará sanción disciplinaria, y eso es lo que cuestionan los empresarios.

“Cuando contrato a una persona es para que venga en condición lúcida a trabajar. Si viene drogado, el proceso productivo se siente lesionado”, denunció Piacenza.

Cánepa adelantó que en pocos días estará operativo el software que permitirá en las próximas semanas comenzar el registro de los clubes cannábicos y de autocultivadores según lo establecido en la reglamentación de la ley.

Señaló además que en los próximos 20 días se realizará el llamado para la primera etapa del cultivo de la producción de marihuana para uso recreativo y que en diciembre la sustancia estará a la venta en las farmacias adheridas, mientras se avanza en la reglamentación para el uso de la marihuana con fines medicinales.

Según datos oficiales, unas 300.000 personas, casi el 10 por ciento de la población de Uruguay, admiten haber consumido alguna vez marihuana, y entre 127.000 y 150.000 lo hacen con regularidad.

La nueva legislación, aprobada a finales de 2013 por el Parlamento, permite a los consumidores adquirir hasta un máximo de 40 gramos por mes o cultivar en casa hasta seis plantas o en clubes de entre 15 y 45 miembros hasta 99 plantas, en estos dos últimos casos para un consumo máximo de 480 gramos anuales por persona.