Tráfico | T 56° H 69%

Mundo

Un fiscal suizo pide cadena perpetua para el exjefe de la Policía de Guatemala por crímenes de “limpieza social”

WUNI News
05/30/2014 7:55 AM
Actualizada: 05/30/2014 7:50 AM

Ginebra, 30 may (EFE).- El procurador de Ginebra, Yves Bertossa, reclamó hoy la cadena perpetua para el exjefe de la Policía Nacional de Guatemala, Erwin Sperisen, quien es juzgado desde mediados de mayo en esta ciudad por el asesinato de diez presos en eventos ocurridos en 2005 y 2006.

El fiscal acusó a Sperisen, quien tiene doble nacionalidad suizo-guatemalteca, de ser responsable de una “limpieza social” y afirmó que la decena de asesinatos fueron crímenes de Estado y que las víctimas fueron abatidas de forma deliberada.

El juicio de Sperisen en Suiza responde al hecho de que la legislación helvética no prevé la extradición de sus nacionales, pero reconoce a sus tribunales la competencia para juzgar crímenes cometidos por éstos en otros países.

Según Bertossa, el antiguo responsable policial debe ser reconocido autor o coautor de los crímenes que se le imputan.

Desde que se inició el juicio, Sperisen ha declarado ser inocente y ha sostenido que sólo tuvo un papel de “representación” para los medios durante el operativo de seguridad para recuperar el control de la prisión de máxima seguridad de Pavón en 2006 y en el que murieron siete reos.

Sin embargo, en algún pasaje de sus declaraciones ante los jueces, reconoció haber dado algunas órdenes en esa ocasión, sin precisar el contenido de ellas.

Entre los testigos que han participado en las audiciones figura un expreso francés de Pavón, que afirmó haber visto a Sperisen disparar personalmente contra un reo y negó que hubiesen habido enfrentamientos entre los presos y las fuerzas del orden.

Además, investigadores de la Comisión Guatemalteca contra la Impunidad corroboraron sus versiones en cuanto a que hubo ejecuciones sumarias y que Sperisen estuvo involucrado en los casos Pavon e Infiernito.

Este último se refiere a la prisión de la que en 2005 escapó un grupo de prisioneros, de los que se afirma que tres fueron ejecutados tras su captura.

El ex director de seguridad del sistema penitenciario de Guatemala, Luis Alfredo Linares Pérez, acusó a Sperisen, entre otros, de haber organizado el asesinato de reclusos.

Los jueces ginebrinos también recibieron el testimonio de una médica forense que examinó las fotos de las autopsias y consideró que éstas no mostraban indicios de confrontación.

Asimismo, sostuvo que las heridas que se observan ofrecían indicios de que los reos fueron ejecutados de cerca.

La defensa de Sperisen llamó a declarar al ex subdirector de la Policía guatemalteca, Javier Figueroa, quien estuvo en la cárcel de Pavón durante los hechos y quien dijo no haber presenciado ningún asesinato.

Figueroa, quien fue procesado y absuelto por los mismos hechos en Austria, aseguró que Sperisen no dio ninguna orden de ejecutar a nadie.

El antiguo alcalde de Ciudad de Guatemala, Fritz García-Gallont, también se presentó en el tribunal, donde sostuvo que consideraba que Sperisen es inocente de los delitos que se le imputan.

El juicio en Ginebra continuará la próxima semana, al término de la cual se espera que se dicte sentencia.