Tráfico | T 48° H 48%

Espectáculos

El Polyforum Siqueiros busca opciones de futuro entre protestas vecinales

WUNI News
05/31/2014 12:20 PM
Actualizada: 05/31/2014 1:21 PM

México, 31 may (EFE).- Cada día es más complicado mantener la obra maestra del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, el Polyforum que lleva su nombre, y por eso sus dueños están buscando un proyecto que le dé viabilidad al recinto, en medio de protestas vecinales que se oponen a cualquier alteración.

El Plyforum Siqueiros, cuyos murales son considerados Monumento Artístico Nacional, aunque están dentro de una propiedad privada, recibirá hoy su segundo abrazo simbólico.

Los vecinos de la delegación Benito Juárez en donde se encuentra el predio, así como la Fundación Conciencia y Dignidad, protestan ante la posibilidad de que se concrete un proyecto para trasladar el edificio unos metros y la construcción de un centro comercial.

Sin embargo, según Esteban Suárez, hijo del propietario Alfredo Suárez y nieto del mecenas del artista, Manuel Suárez, a pesar de que hace cuatro años obtuvo los permisos necesarios, el traslado está descartado, entre otras cosas por el enorme costo que implicaría.

Eso sí, dijo a Efe, se están estudiando otras opciones para hacer frente al problema económico que surgió desde su inauguración, en 1971, y la situación apremia porque con el tiempo se están deteriorando los murales y el coste del mantenimiento es mayor.

Suárez explicó que el Polyforum subsiste solo de las rentas de los locales comerciales que tiene, de los eventos privados y de lo que cobran a los visitantes (unos 1,2 dólares); lo que no llega al millón de pesos de beneficios (78.000 dólares), cuando los gastos superan dicha cifra y siempre hay que poner dinero extra.

“El presupuesto ideal para poder cumplir la misión del Polyforum, que es promover y preservar los murales de Siqueiros, es de cinco millones de pesos mensuales (391.000 dólares)”, indicó.

Además, harían falta 100 millones de pesos (7,8 millones de dólares) para poder restaurar todos los murales, que suman 8.000 metros cuadrados, y en cuyos trazos ya se ve el paso del tiempo, con numerosas cuarteaduras de pintura y manchas de contaminación.

Por ello, añadió, se necesita “una solución de fondo, no temporal”, algo “integral que garantice la vida del Polyforum por los próximos cien años”, y esto es “un proyecto inmobiliario integral que conviva armónicamente y que pueda dotarlo de los recursos necesarios para cumplir su misión”.

De los 8.500 metros cuadrados que tiene el terreno, el área que ocupa el edificio son 3.000, por lo que se planea hacer algo con el resto, probablemente unos locales comerciales.

Suárez aseguró que no tienen “nada que ocultar” y que los vecinos serán informados y consultados cuando haya un proyecto definido, aunque estos no cesan sus acciones de protección al edificio.

“Nuestra postura como fundación es que tiene que privar el interés general por encima de la propiedad privada. El resto del terreno que haga lo que quiera, mientras no lo vulnere o no lo perjudique, nosotros no tenemos problema”, dijo a Efe Marcelo Fabián Monges, presidente de la organización.

Aunque en 2010 el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) firmó un documento en el que decía que el traslado y reubicación eran posibles, su posición actual es distinta.

En un comunicado publicado recientemente, la actual administración del INBA aseguró que “no autorizará ninguna modificación ni traslado o movimiento” y garantizará “la permanencia y salvaguarda del Polyforum Cultural Siqueiros, patrimonio artístico de los mexicanos”.

Etiquetas