Tráfico | T 54° H 94%

Latinoamérica

Uruguay vive una jornada de reflexión ante unas primarias marcadas por la previsibilidad

WUNI News
05/31/2014 7:02 PM
Actualizada: 05/31/2014 6:00 PM

Montevideo, 31 may (EFE).- Uruguay vive hoy una tranquila jornada de reflexión en vísperas de los comicios internos de los partidos políticos que definirán a los candidatos a la Presidencia en las elecciones generales de octubre, elecciones marcadas por la previsibilidad y la falta de interés de la ciudadanía.

Sólo la contienda interna del tradicional Partido Nacional (PN) o “blanco” entre dos de sus cuatro aspirantes, Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou, le dan algo de intriga y emoción a una votación que se prevé que será la de menor concurrencia a las urnas, desde que se inauguró este sistema en 1999.

Un padrón de 2.668.775 uruguayos está llamado a acudir a las 7.137 mesas electorales distribuidas por todo el país entre las 8.30 de la mañana del domingo y las 19.30 horas de la tarde, una convocatoria que, al contrario que las elecciones presidenciales, no es obligatoria.

Una encuesta de la empresa Factum indicó que tan solo entre el 39 % y el 45 % de los electores acudirá a votar, una cifra menor al 45 % que participó en las internas del año 2009 o al 53 % que acudió a a las urnas en la primera de estas convocatorias.

La misma encuesta apuntó que un 35 % de los uruguayos ignoraba incluso que las elecciones fueran el 1 de junio, dato que revela el poco interés mostrado por los ciudadanos en estas elecciones.

Para revertir esta situación, hasta la entrada en vigor de la veda electoral que prohíbe la publicidad y la difusión de encuestas desde la medianoche del pasado jueves, los principales precandidatos y otras figuras como el presidente José Mujica llamaron a participar en los comicios.

Sin embargo, hasta el propio Mujica reconoció, fiel a su estilo desenfadado, que será difícil llevar a la gente a las urnas por la “falta de emoción” que destila esta elección, que comparó con “ir a bailar con la hermana”.

Salvo el caso del PN, donde Larrañaga concentra una intención de voto del 47 % y Lacalle del 45 %, lo que hace según las encuestadoras impronosticable el resultado, el resto de los partidos parece tener todo decidido.

Con un porcentaje de indecisos en torno al 8 %, varios analistas apuntaron que el resultado final del PN dependerá de la afluencia final a las urnas.

Lacalle, que viene creciendo en intención de voto sostenidamente desde que comenzó la campaña electoral, podría ganar si un mayor número de votantes acuden a las urnas, mientras que Larrañaga, que se mantiene estable entorno al 50 % de los votos desde el inicio, aseguraría su candidatura si la afluencia es menor, indican los expertos.

En el oficialista Frente Amplio (FA), el expresidente Tabaré Vázquez domina la interna con un 81 % de intención de voto frente al 16 % de su rival, la senadora Constanza Moreira.

Vázquez, que gobernó entre 2005 y 2010, es también el favorito, según las encuestas, para llevarse la elección presidencial, si bien todo apunta que debería esperar a una segunda vuelta para asegurarse la Presidencia.

Mientras, en el otrora partido hegemónico uruguayo, el Colorado, tampoco se pronostican sobresaltos, ya que el senador Pedro Bordaberry domina con una intención de voto del 80 % frente a su rival más cercano, José Amorín, que suma un 16 %.

Las elecciones de mañana constituyen la primera etapa del sistema electoral vigente en Uruguay desde 1997 y que exige elecciones internas en cada partido para presentar un candidato único de cara a las elecciones generales.

Los uruguayos votan a listas de representantes que apoyan a uno de los precandidatos en el órgano deliberativo nacional y departamental de cada partido.

Como varios grupos distintos dentro de cada partido, con sus propias listas de representantes, pueden apoyar al mismo candidato, la votación sirve además para saber la correlación de fuerzas entre las corrientes internas de cada organización política.

Los uruguayos podrán votar en esta ocasión a precandidatos de diez partidos políticos diferentes.