Tráfico | T 71° H 47%

MUJER

Sudán niega que la cristiana condenada a muerte vaya a ser liberada en breve

WUNI News
06/02/2014 7:42 AM
Actualizada: 06/02/2014 1:09 PM

Jartum, 2 jun (EFE).- El Gobierno sudanés ha negado que la cristiana Mariam Ibrahim Ishaq, condenada a muerte por apostasía, vaya a ser liberada en los próximos días, como dio a entender un responsable sudanés en Londres recientemente.

En un comunicado difundido en las últimas horas, el Ministerio de Asuntos Exteriores sudanés matizó las declaraciones hechas por su subsecretario, Abdalá al Azraq, quien informó a varios medios de que la joven podría ser liberada en breve.

“El subsecretario dijo sobre la causa, en respuesta a las preguntas de la BBC, que el equipo de la defensa presentó un recurso al fallo, y que si el tribunal de apelaciones dirime a su favor será liberada”, aclaró la nota.

Según Exteriores, el caso está en manos de la justicia sudanesa y las autoridades no interfieren en el mismo, rechazando las informaciones de que el Gobierno estudiaba la puesta en libertad de la joven.

El Gobierno sudanés respeta “la independencia del poder judicial y confía en la profesionalidad y honestidad del tribunal”, agrega el texto.

Este caso mediático ha despertado enormes críticas en la comunidad internacional y Amnistía Internacional ha puesto en marcha una petición internacional para presionar al Gobierno sudanés a fin de que libere a la detenida.

Mariam Ibrahim Ishaq fue condenada a muerte el pasado 15 de mayo por convertirse al cristianismo y el 27 de mayo dio a luz a su segundo hijo en el hospital de la prisión donde se encuentra a la espera de su ejecución.

La Justicia sudanesa ofreció dos años a esta doctora para amamantar a la recién nacida antes de ser ahorcada, aunque la defensa ha recurrido el fallo.

De padre musulmán y madre cristiana, Ibrahim fue condenada por su supuesta conversión al cristianismo, algo que rechazó la joven al asegurar que nunca ha profesado el islam porque fue educada por su madre.

El juez la condenó también por adulterio, al declarar nulo su matrimonio en 2011 con Daniel Wani, ya que las leyes de la “sharía” (ley islámica) no permiten que una mujer musulmana se case con un cristiano.