Tráfico | T 70° H 81%

Mundo

Alcalde protesta contra la integración de Roosevelt Roads en la Autoridad de Puertos

WUNI News
06/04/2014 12:32 PM
Actualizada: 06/04/2014 5:53 PM

San Juan, 4 jun (EFEUSA).- El alcalde de Naguabo, Noé Marcano Rivera, alzó hoy su voz de protesta contra un proyecto de la Cámara de Representantes local que propone integrar la Autoridad para el Redesarrollo de la antigua base militar Roosevelt Roads en la Autoridad de Puertos.

Marco Rivera, quien recientemente se integró a la Junta de Directores de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads, se sumó a un grupo de líderes comunitarios del municipio de Naguabo para protestar contra el proyecto de la Cámara 1928.

Según el líder municipal, “este nefasto proyecto” pretende integrar la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Road, cuyo objetivo es obtener un nuevo rendimiento a la antigua base militar, en la Autoridad de Puertos.

“Si esta fusión se efectúa, la representación de nuestro pueblo Naguabo desaparece”, señaló el líder municipal, tras apuntar que se trata de una decisión inaceptable y que la Autoridad de Puertos “está en quiebra”.

Dijo además que si se concreta el plan se trastocaría la relación contractual con la Marina estadounidense, lo que, advirtió, “resultaría en un potencial riesgo de perder la asignación de fondos federales”.

El cierre de la estación Naval Roosevelt Roads fue ordenado por el Congreso de EE.UU. en 2003 en conformidad con la Ley BRAC (Ley de Cierre y Realineación de Bases Militares de Estados Unidos) de 1990.

BRAC recomendó la clausura y desarrollo de los terrenos ocupados por las bases, estableció programas de limpieza ambiental y promovió el desarrollo económico de esas zonas.

En mayo pasado, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, anunció el traspaso de los terrenos de la antigua base naval de Roosevelt Roads al Ejecutivo local.

Las autoridades puertorriqueñas quieren ahora sacar provecho de las instalaciones, situadas al este de la isla, tras la compra de 3.409 cuerdas (13,4 kilómetros cuadrados) de terreno.

Entre 2006 y 2010 la Marina estadounidense trató, sin éxito, de vender esas instalaciones, pero tuvo que esperar a 2012 para que las autoridades de la isla caribeña, que mantiene un estatus de Estado Libre Asociado a EE.UU., se decidieran a comprar parte del terreno.

Durante las casi seis décadas que el Ejército estadounidense permaneció en Roosevelt Roads, las operaciones de la base naval generaban ingresos para Puerto Rico cercanos a los 300 millones de dólares anuales, según señaló en una entrevista con Efe la directora ejecutiva de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads, María de Lourdes Blázquez-Arzuaga.