Tráfico | T 50° H 66%

Espectáculos | Nacionales

“This is Not a Ball”, una obra que explora la pasión mundial por el fútbol

WUNI News
06/05/2014 4:13 PM

Los Ángeles (EE.UU.), 5 jun (EFE).- El artista brasileño Vik Muniz, que protagonizó el documental candidato al Óscar “Waste Land” (2010), vuelve a ponerse delante de las cámaras en “This is Not a Ball”, una obra que explora la pasión mundial por el fútbol desde una óptica ligada al arte.

“Soy un gran admirador de Vik desde hace mucho, incluso antes de ver ‘Waste Land’”, dijo a Efe el colombiano Juan Rendón, codirector del documental junto al propio Muniz. “Quería trabajar con él en algo relacionado con el Mundial de Brasil. Él no es un adepto de ese deporte, pero eso hacía el proyecto aún más interesante. Optamos por hacer algo diferente”, añadió.

La intención de ambos era crear una gran pieza de arte con 10.000 balones de fútbol. Además, la producción recorrió durante nueve meses varios países de todo el mundo visitando ciudades como Río de Janeiro, México, Nueva York, París, Kioto, Nuremberg y Sialkot (Pakistán), tratando de extraer una noción sobre la importancia y significado del fútbol en distintos territorios.

Las entrevistas van desde niños de la calle en Río hasta una de las grandes mentes de la ciencia hoy día, como el astrofísico Neil De Grasse Tyson. También incluyen a activistas que usan el fútbol como herramienta de cambio social, trabajadores que cosen balones en Afganistán e iniciativas como la de un equipo formado por amputados en Sierra Leona.

“Gracias a esta obra he aprendido que el fútbol tiene un significado que va mucho más allá de los equipos profesionales”, afirmó Rendón. “Puede ser el mecanismo que alguien usa para educarse, para sanar heridas de una guerra civil, para trabajar, para alejarse del narcotráfico en las calles… Un objeto tan sencillo como el balón puede adquirir un significado trascendental”, declaró.

Para Muniz, el principal reto consistía en dar con la imagen en la que se basaría la pieza artística que quería componer. Parte del documental se centra en sus esfuerzos por dar con el arquetipo adecuado, y finalmente se decanta por una ilustración de Leonardo Da Vinci.

“Dio con esa imagen que representa el significado del balón. Parece un balón de fútbol, pero es un poliedro, una forma geométrica que habla de ciencia, arte, perspectiva… Era el perfecto epítome de los temas que queríamos tratar”, indicó el cineasta.

Muniz dispuso de apenas tres días para situar los 10.000 balones con la distribución deseada para dar forma a esa imagen, y qué mejor escenario para hacerlo, a pesar de las dificultades técnicas, que en el Estadio Azteca de Ciudad de México.

“Hubo mucha presión, incluso algo de desesperación. Llegué a pensar que no íbamos a conseguir la imagen”, admitió Rendón.

Tras lograrlo con éxito y mucho sufrimiento, la misma distribución de 10.000 balones se llevó a cabo en Vidigal (Río de Janeiro). Las fotografías que se tomaron de ambas exhibiciones saldrán a subasta durante el Mundial para causas sociales y los ingresos se destinarán a fundaciones de distintas ciudades.

“This is Not a Ball”, que se estrena mañana en un cine de Los Ángeles y otro de Nueva York, tendrá una mayor difusión a partir de la próxima semana, cuando se distribuya a través de Netflix y cadenas de televisión de todo el mundo.

“Queremos que salga con el mayor ímpetu posible”, manifestó Rendón. “Queremos por un lado vender las fotos y esos balones para recaudar fondos, y por otro atraer la atención a esas actividades sociales que salen en el documental”, sostuvo.

Sin embargo, el entusiasmo de los realizadores no esconde una realidad, y es el fuerte sentimiento que existe en Brasil en contra de la celebración del Mundial, algo que Rendón no quiso obviar en el contenido de la obra.

“Estuvimos allí durante las protestas de la Final de la Copa Confederaciones”, comentó el realizador sobre las multitudinarias manifestaciones por mejores servicios públicos que tuvieron lugar en junio de 2013, y que en algunos casos llevaron a actos de violencia.

“Hablas con la gente y entiendes de qué trata. Es un problema profundo, sensible e importante. No se debe callar. Nada en Brasil ha provocado en las últimas décadas este ímpetu que ha generado el Mundial. Y es así porque se trata de fútbol”, indicó.

Rendón decidió incluir esa problemática en la obra porque considera el deporte rey ha servido como centro de la polémica y ha provocado que las protestas adquirieran tal relevancia.

“El fútbol es lo más global que existe. Junto a la música, es el lenguaje global. He recorrido el mundo hablando de fútbol y, en mi experiencia, esa es mi conclusión”, finalizó.

Etiquetas