Tráfico | T 50° H 96%

Mundo

Yihadistas iraquíes extienden su ofensiva a la provincia de Salahedín

WUNI News
06/05/2014 5:44 AM
Actualizada: 06/05/2014 2:31 PM

Bagdad, 5 jun (EFE).- Los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) lanzaron hoy una ofensiva en la provincia de Salahedín, que se saldó con más de veinte soldados y terroristas muertos, en una nueva contienda por el control de otras provincias más allá de la disputada Al Anbar.

La ofensiva, lanzada de madrugada, hizo que el EIIL se hiciera con el control de seis barrios de la ciudad de Samarra (al norte de Bagdad), que más tarde fueron recuperados por el Ejército iraquí.

Según dijo a Efe una fuente policial, en esa operación militar para arrebatar el control de esos barrios, las tropas iraquíes, apoyadas por fuerzas antiterroristas de elite y de aviación militar, mataron a decenas de terroristas.

En esta última ciudad, los enfrentamientos entre los yihadistas y las fuerzas del orden acabaron con la vida de once miembros del EIIL, informó en un comunicado el jefe de Operaciones de la ciudad, el general de brigada Sabah al Fetlaui.

Por otra parte, seis policías fallecieron y otras 45 personas resultaron heridas en varios ataques de los extremistas contra puestos de control en el sureste de Samarra, según una fuente de seguridad consultada por Efe.

Otros tres agentes murieron al ser atacada también por el EIIL la comisaría de la localidad de Al Yalesia, unos 15 kilómetros al sur de Samarra.

Varios yihadistas atentaron también contra la casa del ministro de Ciencia y Tecnología, Abdel Karim Samerrai, matando a los tres guardias que custodiaban la residencia, a la que no entraron al no encontrarse la familia del político en su interior.

Los yihadistas enarbolaron en algunas mezquitas banderas negras con la “shahada” (profesión de fe musulmana): “No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta”, utilizada frecuentemente por Al Qaeda y grupos afines.

Más al norte, en la ciudad de Biyi, un atentado suicida en un puesto de control al noreste de la localidad causó la muerte de un oficial y heridas a cuatro policías.

Además, dos soldados perdieron la vida y otros cinco resultaron heridos en ataques a varios puntos de control en el mismo municipio, donde las autoridades impusieron el toque de queda y cortaron la carretera que lo une con Samarra.

En la universidad de Tikrit, capital provincial de Salahedín, doce personas sufrieron heridas después de que explotara otro coche bomba cerca del recinto.

Samarra ha sido escenario recientemente de varias operaciones de los yihadistas. En mayo pasado, al menos cinco oficiales de distintos rangos del Ejército iraquí murieron en una emboscada tendida por supuestos miembros del EIIL cerca de esta urbe.

La ofensiva del EIIL en esta y otras ciudades de la provincia de Salahedín apunta a aliviar la presión que sufren sus compañeros en la provincia de Al Anbar (oeste de Bagdad), por parte del Ejército, que bombardea a diario la ciudad de Faluya, controlada por los yihadistas desde principios de año.

Asimismo, esa organización extremista podría tener también como objetivo la ocupación del mausoleo chií de los Imanes Askariyin, ubicado en Samarra, blanco de un atentado extremista en 2006 que desató un conflicto sectario en el que murieron miles de personas.

La principal diferencia entre ambas ofensivas reside en que en Al Anbar, tanto el bando del EIIL como el de las fuerzas gubernamentales reciben el apoyo de milicianos tribales, mientras que en Samarra, por el momento, ambas partes luchan solas debido a la ausencia de tribus árabes en la ciudad.

Por otra parte, en Nínive, el Ejército acabó con la vida de 40 miembros del EIIL, como consecuencia de los combates y los bombardeos aéreos que tuvieron lugar en la zona de Ain Yahsh, al sur de Mosul, capital provincial, situada a 400 kilómetros al norte de Bagdad.

En este caso, fueron las fuerzas armadas quienes tomaron la iniciativa de los combates, tras haber recibido informaciones sobre los terroristas por parte de los servicios de inteligencia.

El origen del EIIL es el llamado Estado Islámico de Irak, una alianza de organizaciones radicales nacida bajo el paraguas de Al Qaeda en territorio iraquí en octubre de 2006 durante la ocupación estadounidense.

En abril de 2013, el Estado Islámico de Irak añadió a su nombre “y del Levante” y anunció que comenzaba a operar en Siria, aunque la cúpula de Al Qaeda le pidió que restringiera sus acciones a su país de origen, limitando al Frente al Nusra su representación en el conflicto.