Tráfico | T 48° H 100%

Economía | Latinoamérica

El vicepresidente de Colombia pedirá perdón a los sindicatos perseguidos

WUNI News
06/06/2014 1:00 PM

Bogotá, 6 jun (EFE).- El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, afirmó hoy en una carta abierta que pedirá disculpas “a nombre del Estado” a tres sindicatos perseguidos durante el anterior Gobierno cuando varios de sus dirigentes fueron acusados de vínculos con la guerrilla.

“A nombre del Estado colombiano pediré perdón por las ofensas a los sindicatos en el año 2007″, explicó el vicepresidente, que entró en la política después de toda una vida como dirigente sindical.

Garzón se refirió en concreto a unos señalamientos que se hicieron durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010) contra dirigentes sindicales que fueron tachados de colaboradores de la guerrilla de las FARC.

Las disculpas del vicepresidente van dirigidas al Sindicato de Trabajadores de las Empresas Municipales de Cali (Sintraemcali), al de Trabajadores de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (Sintrateléfonos) y al de Trabajadores de las Universidades (Sintraunicol).

“Ser crítico del Gobierno no le da derecho a ningún funcionario público a señalar o descalificar a esos dirigentes de ser enemigos del Gobierno o del Estado, menos de acusarlos irresponsablemente de ser de la guerrilla o integrantes de otros grupos armados ilegales”, afirmó.

Según Garzón, las disculpas las presentará el próximo 10 de junio durante su participación en la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, a la que asistirán delegados sindicales de Colombia.

Garzón defenderá al sindicalismo como institución de la democracia y reiterará el derecho de los dirigentes sindicales a hacer críticas al gobierno nacional, regional o local.

Dentro de una política de derechos humanos, el vicepresidente afirmó que defenderá “el derecho a la diferencia” como una bandera de la democracia y de la convivencia pacífica.

Con el mismo propósito, el próximo 16 de julio, se celebrará en Bogotá un acto público con presencia de delegados sindicales, empresariales y gubernamentales colombianos con el objetivo de que “dicha arbitrariedad” no se vuelva a repetir.

El vicepresidente entiende que la relación con los sindicatos deben basarse en el respeto a los derechos humanos, la práctica del diálogo social y no en el “utilitarismo” de los mismos.