Tráfico | T 50° H 44%

Mundo

Las víctimas del conflicto colombiano irán a los diálogos de paz de La Habana

WUNI News
06/07/2014 12:43 PM
Actualizada: 06/07/2014 9:20 PM

La Habana, 7 jun (EFE).- Las víctimas del conflicto colombiano acudirán a las negociaciones que se celebran en Cuba como parte de una serie de acuerdos anunciados hoy por el Gobierno y las FARC para articular ese delicado debate y para agilizar un proceso de paz que está pendiente de las elecciones presidenciales del 15 de junio.

Los negociadores colombianos dieron a conocer en La Habana los diez principios que regirán la discusión sobre víctimas, el cuarto asunto que tratarán después de sus acuerdos parciales sobre tierras y desarrollo rural, participación política y drogas y narcotráfico.

El reconocimiento de “todas las víctimas del conflicto” y de la responsabilidad frente a ellas encabezan ese listado de principios que “no tienen antecedentes ni en Colombia ni en ninguna parte en un proceso de paz”, enfatizó Humberto de la Calle, jefe de los negociadores del presidente Juan Manuel Santos.

“Lo que estamos anunciando hoy es un paso histórico en el propósito de poner a las víctimas en el centro del proceso” de paz, destacó.

Según los negociadores de Santos, el primer paso para satisfacer los derechos de la víctimas es “que cada quien reconozca su responsabilidad”.

“En primer lugar el Gobierno y las FARC por sus propias víctimas. Por eso decimos que no vinimos a La Habana a intercambiar impunidades. Pero también todos quienes han sido responsables por las víctimas de medio siglo de conflicto. No solo quienes están y han estado en armas”, dijo De la Calle.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) insistieron hoy en que el Estado “es el máximo responsable por acción o por omisión” de las víctimas del conflicto.

“Las víctimas no son solo las de la confrontación armada y los errores de la guerra. Las políticas económicas y sociales son las peores victimarias porque han causado la mayoría de muertes en Colombia”, afirmó el número dos de la guerrilla y líder de su equipo negociador, “Iván Márquez” (Luciano Marín Arango).

Entre los principios acordados figura la participación de los perjudicados por el conflicto y por ello las partes han decidido que invitarán a La Habana a una representación “plural y equilibrada” de las víctimas, aunque no se ha precisado la fecha.

Además los negociadores han encargado a la oficina de Naciones Unidas en Colombia y al Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional la organización de cuatro foros de participación ciudadana sobre este tema.

Tres de esos foros serán regionales y tendrán lugar en territorios fuertemente golpeados por el conflicto: Villavicencio, Barrancabermeja y Barranquilla. El cuarto tendrá carácter nacional y su sede será la ciudad de Cali.

“Escogimos Cali porque el Pacífico y en general el suroccidente del país han sufrido y siguen sufriendo con especial intensidad todos los efectos del conflicto: el desplazamiento, el secuestro, los ataques a poblaciones y la violencia en general”, explicó De la Calle.

Además de consensuar la “brújula” del debate de las víctimas, Gobierno y guerrilla han acordado varios mecanismos para “agilizar” el proceso de paz, entre ellos una “subcomisión” integrada por delegados de las dos partes para iniciar las discusiones sobre el sustantivo punto del “fin del conflicto”.

“Queremos que mientras la mesa discute y avanza en el punto de víctimas podamos en paralelo avanzar también en la preparación y discusión técnica sobre el fin del conflicto”, según el Gobierno.

Precisamente, Santos propuso a finales de mayo la posibilidad de dividir los equipos negociadores para acelerar las conversaciones.

También se conformará una comisión de expertos sobre la historia del conflicto para contribuir a la discusión sobre las víctimas pero sin que sustituya “al mecanismo para el esclarecimiento pleno de la verdad, que debe contar con la participación de todos y en particular de las víctimas”.

Crear una “comisión de la verdad” es una de las propuestas más reiteradas de las FARC, pero el Gobierno es partidario de que se constituya tras la firma de un acuerdo de paz definitivo.

Márquez reiteró la necesidad de examinar las causas y origen del conflicto para “encontrar más fácilmente el camino que conduce a la superación definitiva del mismo”.

Estos acuerdos -anunciados en un acto con todos los negociadores y representantes de Cuba y Noruega, como garantes del proceso de paz, y Chile y Venezuela, países acompañantes- se anunciaron a una semana de que se celebre en Colombia la segunda vuelta de unas reñidas elecciones presidenciales.

Santos, que aspira a la reelección, y Óscar Iván Zuluaga, candidato del “uribismo” y ganador de la primera vuelta, son los contendientes de una campaña donde el proceso de paz que se celebra en La Habana tiene un marcado protagonismo.

Juan Manuel Santos y Zuluaga, quienes van casi a la par en las encuestas, tienen profundas diferencias en cuanto a la paz, ya que el uribista cuestiona que no se le hayan impuesto más condiciones a la guerrilla y ha anunciado que mantendrá el diálogo con la exigencia de un cese el fuego.

Con el anuncio realizado hoy en Cuba, los negociadores del Gobierno y la guerrilla concluyeron la “mini-ronda” de conversaciones que iniciaron el pasado martes, sin que haya trascendido cuándo volverán a la mesa de La Habana.

Etiquetas