Tráfico | T 72° H 34%

Mundo

Cameron y Merkel llegan a Suecia para discutir el relevo al frente de la CE

WUNI News
06/09/2014 7:45 AM
Actualizada: 06/09/2014 2:00 PM

Copenhague, 9 jun (EFE).- El primer ministro británico, David Cameron, y la canciller alemana, Angela Merkel, llegaron hoy a Suecia para celebrar una minicumbre en la que discutirán con sus homólogos sueco y holandés reformas en el seno de la UE y la sucesión al frente de la Comisión Europea (CE).

Los cuatro líderes coincidieron en resaltar a su llegada a la residencia de verano del primer ministro sueco en Harpsund, al sur del país, que las conversaciones girarán en torno a temas como el empleo y el crecimiento económico antes que sobre el relevo del portugués José Manuel Durao Barroso, actual presidente de la CE.

El ex primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker es el nombre más obvio, por su condición de candidato del Partido Popular Europeo (PPE), ganador de los comicios celebrados a finales del mes pasado en la UE, aunque la oposición de países como Gran Bretaña, Suecia, Holanda y Hungría ha complicado sus opciones.

Cameron reiteró como el resto de líderes en Harpsund que la reunión estará centrada en las reformas, si bien admitió que hay un “vínculo” entre esos temas y las personas que estarán al frente de los principales órganos comunitarios.

“Pero un principio importante es que los líderes elegidos democráticamente en Europa somos los que debemos elegir a quienes dirigirán las instituciones en lugar de aceptar un nuevo proceso sobre el que nunca nos pondremos de acuerdo”, advirtió Cameron.

Merkel, la única de los cuatro reunidos en Suecia que apoya a Juncker, se limitó a decir: “no es esperable que aquí vayamos a discutir sobre nombres”.

Una línea similar mantuvieron el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, y el jefe de Gobierno holandés, Mark Ruttey, que insistió en que antes que hablar de nombres es importante consensuar el “perfil” del candidato.

En una entrevista difundida hoy por el diario británico “Financial Times”, Reinfeldt cuestionó el nuevo proceso de elección del presidente de la CE, sosteniendo como Cameron que debe de ser competencia de los líderes comunitarios y no de la Eurocámara.

Y antes de llegar a Suecia, el propio Cameron había proclamado en su cuenta de la red social Twitter que los principales partidos británicos rechazan a Juncker, tras confirmar hoy los laboristas que no apoyan su candidatura al considerar que dificultaría la reforma.

El primer ministro británico ya había amenazado la semana pasada con la salida de su país de la UE si Juncker, a quien considera un representante de la “vieja guardia” contrario a las reformas que él defiende para la Unión, sale elegido, unas declaraciones calificadas de “inaceptables” por Merkel.

Durante la reciente cumbre del Grupo de los Siete países más industrializados (G7) en Bruselas hubo contactos paralelos entre los principales líderes europeos, pero sin que se produjesen avances.

De ahí que la reunión de Harpsund, que finalizará mañana por la mañana con una comparecencia conjunta de los cuatro líderes, sea considerada un nuevo paso para intentar desbloquear la situación.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE deberían aprobar por mayoría cualificada en la cumbre que celebrarán el 26 y 27 de junio a un candidato para presidir la CE, quién después deberá ser respaldado por la Eurocámara.

Si el Parlamento Europeo no diera luz verde al candidato que le propongan los Veintiocho, éstos dispondrán de un plazo de un mes para presentar otro nombre.

Juncker cuenta con el apoyo de las principales formaciones en el PE salvo Izquierda Unitaria Europea, grupo al que pertenecerán en la próxima legislatura los españoles de Izquierda Unida y Podemos, opuesta a apoyar a candidatos “que estén en línea con las políticas de la troika”.

Una de las posibles alternativas al luxemburgués, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), la francesa Christine Lagarde, se desmarcó hace unos días de la carrera de sucesión a Durao Barroso.