Tráfico | T 72° H 41%

Espectáculos | Nacionales

Discreción y hermetismo en Puerto Rico tras deserción de bailarines cubanos

WUNI News
06/09/2014 2:39 PM
Actualizada: 06/09/2014 3:31 PM

San Juan, 9 jun (EFEUSA).- Fuentes oficiales mantienen hoy una postura de discreción y hermetismo en Puerto Rico sobre la decisión de un grupo de integrantes del Ballet Nacional de Cuba (BNC) de desertar este fin de semana y utilizar la isla caribeña como vía de acceso a EE.UU.

“En la conferencia de prensa y homenaje a Alicia Alonso todo fue normal. Había unas cincuenta personas y no se notó nada raro”, explicó hoy a Efe un portavoz de la Secretaría del Estado de Puerto Rico, quien, como el resto de fuentes consultadas, evitó pronunciarse sobre la deserción.

El productor del evento, José “Papo” Coss, también rechazó hacer comentarios sobre lo ocurrido, aunque el pasado sábado compartió en las redes sociales una reseña positiva sobra la actuación del ballet cubano.

La ausencia de los bailarines se hizo evidente el domingo en el aeropuerto de San Juan, cuando todo el grupo, formado por unas cincuenta personas, debía regresar a Cuba después de haber actuado el viernes en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, de San Juan.

Aileen Orengo, del Departamento de Mercadotecnia de ese centro, dijo hoy a Efe que la actuación se llevó a cabo con total normalidad, que no notó nada extraño en el ambiente y que nunca se les comunicó nada relacionado con posibles deserciones.

“Los bailarines parecían bien disciplinados durante el ensayo”, subrayó Orengo.

El resto de integrantes de la compañía rehusó asimismo pronunciarse al respecto cuando fue preguntado por medios locales en el aeropuerto de San Juan, sin querer confirmar cuántos faltaban, aunque uno de ellos dijo que “creía” que eran ocho.

Jennifer García, oficial de prensa de Aerostar, administradora del Aeropuerto Luis Muñoz Marín en San Juan, dijo hoy a Efe que la empresa carece de información sobre cómo sucedieron los acontecimientos.

García indicó que en ningún momento recibieron datos de los hechos acaecidos y que todo transcurrió con normalidad en las instalaciones del aeropuerto durante el fin de semana.

Un portavoz del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS) señaló a Efe que la entidad no ofrecerá información alguna sobre el caso para no comprometer el proceso de asilo.

Tres de los jóvenes desertores -Mónica Gómez, Ignacio Galíndez, Rayssel Cruz- respondieron ante las cámaras desde Miami, tras aterrizar el sábado procedentes de San Juan.

Allí explicaron al canal local América Tevé que tenían muy meditada la decisión y que lo hicieron para tratar de mejorar sus perspectivas de futuro.

“La situación de los bailarines jóvenes dentro del BNC es precaria y frustrante por la poca posibilidad que tienen de ser primeras figuras dentro del ballet, que los pocos que lo logran es por ‘amistad’ muy directa con algunos profesores”, dijo Rayseel Cruz, de 25 años.

También explicaron que se les retiraron los pasaportes al aterrizar en Puerto Rico, en previsión de que algo así pudiera ocurrir, ya que no es la primera vez que artistas o deportistas cubanos aprovechan sus viajes profesionales a Puerto Rico para abandonar su país, del que no pueden salir libremente.

Mayra Collazo Órtiz, miembro de la Junta de Directores de AproDanza, organización que busca que el baile alcance un estatus de educación superior en Puerto Rico, señaló a Efe que tras departir con los miembros de ballet previamente a la actuación nada hacía prever el desenlace.

Recordó que las deserciones son relativamente habituales cada vez que el BNC viaja al extranjero y que se trata de una conducta entendible dada la falta de libertad que se vive en Cuba. Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a EE.UU., por lo que está considerado territorio estadounidense.

Los tres bailarines que admitieron públicamente su deserción explicaron que lograron convencer a sus supervisores de que algunos familiares les habían enviado dinero desde Miami y que necesitaban sus pasaportes para retirarlo.

Una vez recuperados los pasaportes pudieron viajar con normalidad a Miami, donde existe una amplia comunidad cubana.

Hacía tres décadas que el Ballet Nacional de Cuba no visitaba Puerto Rico, por lo que la actuación del pasado viernes, presenciada y supervisada por la propia Alicia Alonso, fue todo un éxito de público, con un lleno completo.

En la víspera, el secretario de Estado de Puerto Rico, David Bernier, homenajeó a la legendaria coreógrafa y bailarina por su trayectoria en una conferencia en la que “nadie notó nada raro”, dijo a Efe el citado portavoz.

Como el resto de la clase política de la isla, Bernier tampoco ha hecho comentario público alguno sobre esta deserción que tiene lugar tan sólo un año después de que siete jóvenes integrantes del BNC aprovechara una actuación en Chetumal (México) para huir a Miami y para pedir asilo.