Tráfico | T 55° H 40%

MUJER | puerto rico hoy

El arzobispo de San Juan “preocupado” por la nominación de una jueza lesbiana

WUNI News
06/09/2014 7:20 PM
Actualizada: 06/09/2014 8:45 PM

San Juan, 9 jun (EFEUSA).- El arzobispo de San Juan y primera autoridad de la Iglesia Católica en Puerto Rico, Roberto González Nieves, hizo pública hoy su “preocupación” por el nombramiento como jueza asociada del Tribunal Supremo de la isla caribeña de Maite Oronoz Rodríguez, letrada abiertamente lesbiana.

González Nieves informó a través de un comunicado de su inquietud porque Oronoz Rodríguez sea confirmada para el cargo, ante la posibilidad de que “pueda fomentar desde ese puesto una redefinición del matrimonio entre hombre y mujer y la familia fundada sobre el matrimonio”.

Señaló que los poderes públicos deben cerciorarse de que todo nominado al cargo de juez o jueza del Tribunal Supremo respete los valores asociados al matrimonio y la familia, independientemente de cual sea su preferencia sexual.

González Nieves indicó, sin embargo, que el catecismo de la Iglesia Católica es claro en cuanto a que “hombres y mujeres homosexuales deben ser acogidos con respeto y que se debe evitar todo signo de discriminación”.

Las palabras del arzobispo se producen después de que el pasado día 4 el gobernador Alejandro García Padilla nominara al cargo a Oronoz Rodríguez, que antes de ser confirmada deberá pasar el trámite de la correspondiente investigación en la Comisión de lo Jurídico del Senado, presidida por Miguel Pereira.

Oronoz Rodríguez, que hasta ahora era directora de Asuntos Legales del municipio de San Juan, tuvo en el acto de nombramiento palabras de gratitud para su pareja, Gine Méndez Miró, presente en la conferencia de prensa en la que se hizo el anuncio.

Subrayó que la confirmación de una persona para el cargo de juez del Tribunal Supremo no solo debe depender de su capacidad profesional y honradez, sino que debe tomar en cuenta el compromiso de interpretar las leyes y la Constitución de acuerdo con el derecho natural inscrito en el corazón de los hombres y mujeres.

“En el caso particular de la unión de personas del mismo sexo, los tres poderes del Estado y sus miembros individualmente deben defender el actual estado de Derecho en Puerto Rico, especialmente la fundamentación de la sociedad puertorriqueña en el matrimonio y la familia, sin que sea lícito alterarlos”, asegura el líder religioso en el comunicado.

González Nieves resaltó que cualquier juez que llegue a ese alto cargo “debe mantener fuera del Tribunal Supremo cualquiera agenda ideológica, sea partidista o individualista”.

“Consideramos que sería un grave error histórico alterar nuestro ordenamiento jurídico que actualmente protege la identidad del matrimonio entre hombre y mujer y la familia. Por ello, el Estado, en sus tres ramas de gobierno, tiene el deber de tutelar, proteger y conservar el matrimonio hombre-mujer y la familia como institución fundacional de la humanidad”, destacó la primera autoridad de la Iglesia Católica en la isla.

González Nieves subrayó que el matrimonio entre hombre y mujer es “la única institución que puede garantizar la perpetuidad de la humanidad” y la única unión capaz de generar vida humana.

Por su parte la organización LGBT Puerto Rico se preguntó hoy a través de las redes sociales qué tiene de particular que la jueza sea homosexual y destacó su amplia formación.

“Maite Oronoz es lesbiana ¿y qué? Es una puertorriqueña que a su relativamente corta edad ha hecho todo lo que como país les exigimos a nuestros jóvenes: que estudien incansablemente, que se esfuercen, que no se conformen con notas mediocres, que aspiren a llegar a lo más alto de su profesión y que devuelvan lo que han aprendido al servicio de otros”, dijo.

La organización añadió que “esta próxima jueza del Tribunal Supremo tendrá uno de los mejores resumés (currículos) que han tenido quienes han sido nombrados a ese foro judicial”.

La magistrada, que ocupará la vacante dejada por Liana Fiol Matta, confirmada recientemente como presidenta de ese alto foro judicial, posee una maestría en Leyes por la Universidad de Columbia en Nueva York y un doctorado por la Universidad de Puerto Rico.

En 2001 se incorporó al despacho McConnell Valdés para trabajar en las áreas de discriminación en el empleo, contratos y asuntos constitucionales.

Fue asistente jurídico del exjuez presidente del Tribunal Supremo Federico Hernández Denton y más tarde designada como subprocuradora general de Justicia, cargo que ocupó entre 2005 y 2008.

En 2009 comenzó a trabajar en el despacho Sepulvado y Maldonado, especializándose en casos de litigio comercial y civil, tanto en las cortes de Puerto Rico como en las federales.

Fue designada en 2013 como directora de la División Legal del municipio de San Juan por la alcaldesa, Carmen Yulín Cruz.