Tráfico | T 50° H 100%

Fiesta del Fútbol | Fútbol

Lula: “Brasil ya no es el país del ‘jogo bonito’”

WUNI News
06/10/2014 5:12 AM
Actualizada: 06/10/2014 10:50 AM

París, 10 jun (EFE).- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva cree que su país tiene el fútbol “en el ADN” pero que ha perdido algo de estilo a lo largo de la evolución de un deporte que “se ha vuelto una máquina de producir dinero” y que privilegia un juego muy físico.

“Brasil ya no es el país del ‘jogo bonito’”, resume Lula en una amplia entrevista realizada el pasado mes de marzo y que hoy publica el diario “L’Équipe”.

En ella reconoce que su país “ha perdido un poco de su esencia” y que ya no vale el tópico de que los europeos son más violentos o el de que no saben regatear.

“Quizá no sepan bailar la samba (…) pero saben jugar a la pelota”, agrega Lula, que cita a los jugadores del Bayern Múnich, campeón de la Bundesliga, y asegura que “tratan el balón con el mismo amor” que los brasileños.

“Cuando los brasileños saltan al campo contra España, conocen a sus rivales mejor que a sus propias parejas. Ya no hay la inhibición que podía haber antes. El fútbol ha perdido el picante y nosotros hemos perdido nuestro estilo”, resume.

El político, de 68 años y amante confeso del deporte rey, se sentará con una cerveza y junto a su familia para ver cada partido de “la seleção”, pero seguirá también partidos de otros equipos, comenta el que fuera presidente de Brasil entre 2003 y 2011.

“Un país que organiza el Mundial y que tiene el palmarés de Brasil es necesariamente favorito”, pero no hay que caer en “un exceso de confianza” porque hay otros aspirantes al título, dice Lula, que cita a Alemania, España, Portugal, Francia o Italia como posibles campeones.

Incluso Argentina, histórico rival continental de Brasil, puede “llegar lejos” en el Mundial del país vecino, si “refuerza su defensa”, dice Lula, que jugaba de joven jugaba de centrocampista por la derecha.

“Atención a Uruguay, que no se le puede desatender porque tiene dos jugadores de clase mundial: Luis Suárez y Cavanni. Hay que estar muy atentos a esos dos jugadores”, avisa Lula en una extensa entrevista hecha por el exfutbolista brasileño Raí, antiguo jugador del Botafogo, Sao Paulo y París Saint Germain (PSG) y campeón del mundo en 1994.

Aunque la conversación data del pasado marzo, el expresidente del país anfitrión del Mundial que se inaugurará el próximo jueves se refiere también a las protestas sociales que han recorrido su país en los últimos meses.

“Hay que luchar todos los días para mejorar y las autoridades no deben malinterpretar que la gente salga a la calle”, señala un Lula que, sin embargo, defiende a capa y espada lo que el Mundial y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016 le han dado y le darán a su país.

“Tenemos que meternos en la cabeza que no podemos solucionar en veinte años problemas de arrastramos desde hace quinientos años”, agrega Lula, que arroja datos para mostrar que la evolución de su país es un hecho.

En 2003 había 3 millones de estudiantes y ahora han 7,5 millones, en los últimos años se han creado 18 universidades federales y “la elite brasileña” había creado 215 escuelas técnicas en cien años y en lo que llevamos vividos de siglo XXI Brasil ha erigido 365 centros más, reivindica.

“Nos podemos quejar de todo pero la herencia será extraordinaria”, añade Lula, que cita la construcción de obra pública e infraestructura que esos dos grandes eventos deportivos han impulsado en Brasil.