Tráfico | T 40° H 45%

Mundo

Merkel y Cameron cierran la cumbre en Suecia sin avanzar en el relevo en la CE

WUNI News
06/10/2014 9:10 AM
Actualizada: 06/10/2014 8:50 AM

Copenhague, 10 jun (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, cerraron hoy una minicumbre en Suecia con sus homólogos sueco y holandés sin lograr avances en el relevo al frente de la Comisión Europea (CE).

Los cuatro líderes de centroderecha insistieron en la importancia de consensuar reformas en el seno de la UE antes de hablar de nombramientos, sin profundizar en la polémica por la posible elección del conservador luxemburgués Jean-Claude Juncker para suceder al actual presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso.

“El foco de la reunión no estuvo en las personas, sino en el contenido”, recalcó en una rueda de prensa conjunta Merkel, uno de los principales apoyos de Juncker.

El anfitrión del encuentro, el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, habló de que lo esencial es acordar las “prioridades” para la UE, mientras que su colega holandés, Mark Rutte, lo resumió de forma contundente: “primero los contenidos, luego las personas”.

Merkel reiteró que Juncker es el “candidato principal” por su condición de cabeza de la lista más votada en los pasados comicios en la UE, la del Partido Popular Europeo (PPE), y defendió que se respete el nuevo proceso que coloca la decisión definitiva sobre los nombramientos en la Eurocámara.

Pero rebajó el tono de la polémica surgida la semana pasada con Camerón y apeló al “espíritu europeo” para lograr un acuerdo.

“Ha habido demasiadas declaraciones en los últimos días, tenemos que volver al camino responsable”, dijo la canciller alemana.

Esa línea conciliadora siguió también el primer ministro británico, quien en días pasados había amenazado con sacar a su país de la UE si sale elegido Juncker, a quien considera representante de la “vieja guardia” contraria a las reformas que él defiende.

Cameron, que se mostró no obstante crítico con el nuevo proceso de elección, rebajó también el tono de sus comentarios de hace unos días, cuando insinuó una salida de su país de la UE en caso de que el ex primer ministro luxemburgués salga elegido.

“Quiero que el Reino Unido siga en una UE reformada. Pero la decisión será tomada por el pueblo británico en referendo a finales de 2017″, declaró Cameron en la comparecencia conjunta de los cuatro líderes, reunidos desde ayer en la residencia de verano del primer ministro sueco en Harpsund, al sur de este país nórdico.

A pesar de las buenas palabras la situación sigue enquistada y la opción de Juncker, al que apoyan las principales formaciones en el PE salvo Izquierda Unitaria Europea, parece perder fuerza.

El diario alemán “Hannoversche Allgemeine Zeitung” indicó hoy sin concretar sus fuentes que la cúpula de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel contempla, entre varias posibilidades, que la apuesta de Juncker por la presidencia de la CE acabe con una “renuncia voluntaria”.

Según el calendario acordado, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE deberían aprobar por mayoría cualificada a un candidato para presidir la CE en la cumbre del 26 y 27 de junio.

Si el Parlamento Europeo no diera luz verde al candidato que le propongan los Veintiocho, éstos dispondrán de un plazo de un mes para presentar otro nombre.

En lo que sí mostraron un consenso total los cuatro líderes reunidos en Harpsund fue en la necesidad de realizar reformas que a su juicio mejorarán la competitividad de la UE.

Cambios en el mercado interno, apuesta por los servicios y la economía digital para crear empleo y los llamados tratados de libre comercio con otras economías fueron algunas de las recetas difundidas por los dirigentes.

“Creemos que la UE debe cambiar en respuesta a la intranquilidad de los electores. Ese es el claro mensaje de los comicios europeos”, afirmó Cameron.

También se mostraron a favor de la movilidad de los individuos en el seno de la UE, pero introduciendo limitaciones para evitar lo que Merkel y Cameron calificaron de “abusos” por parte de extranjeros de los sistemas de bienestar de cada país.