Tráfico | T 67° H 66% | Powered by Yahoo! Weather

Mundo | Salud

Miles de niños somalís podrían morir si no se vacunan contra el sarampión

WUNI News
06/10/2014 10:22 AM
Actualizada: 06/10/2014 10:45 AM

Nairobi, 10 jun (EFE).- Miles de niños somalís podrían morir o desarrollar alguna discapacidad grave si cinco millones de menores no son vacunados con urgencia en el país africano contra esta enfermedad altamente contagiosa, alertó hoy Naciones Unidas.

En marzo y abril se registraron 1.350 posibles casos de sarampión en Somalia, cuatro veces más que en el mismo periodo de 2013, mientras que sólo en mayo se produjeron otros 1.000.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), es necesaria una campaña nacional para vacunar a cinco millones de niños y jóvenes de entre nueve meses y 15 años de edad contra el sarampión, con un coste de nueve millones de dólares (6,6 millones de euros).

El 10 por ciento de los niños somalís que contraen sarampión podrían morir debido a las enormes carencias sanitarias de este país del Cuerno de África, informaron las agencias de la ONU en un comunicado conjunto.

Para hacer frente a este virus, la OMS y Unicef han puesto en marcha una campaña de vacunación a pequeña escala y realizarán vacunaciones de emergencia en las áreas más afectadas de Somalia.

En concreto, durante este mes se vacunará a medio millón de niños menores de cinco años en las regiones de Bari, Nugaal, Mudug, Banadir y el Bajo Juba.

“Tenemos un número muy elevado de niños malnutridos”, lamentó el representante de UNICEF en Somalia, Sikander Khan.

Estos niños son más vulnerables a las enfermedades, y es más probable que mueran o sufran graves secuelas como ceguera, sordera o daño cerebral tras contraer el sarampión, explicó.

El sistema sanitario somalí está destrozado tras dos décadas de conflicto, responsable también de algunos de los peores indicadores de salud y nutrición del mundo.

De hecho, uno de cada cinco niños muere antes de los cinco años, por causas entre las que destaca el sarampión.

“Las tasas de inmunización entre los niños somalís han sido extremadamente bajas y necesitamos que se vacune con urgencia el máximo número de niños posible”, alertó el responsable de la OMS en Somalia, Ghulam Popal.

Menos de un tercio de los niños somalís menores de un año fueron vacunados contra el sarampión en 2013, y en algunas zonas del centro y sur de Somalia la inmunización no alcanza ni al 15 % de la población infantil.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.