Tráfico | T 56° H 93%

Economía | puerto rico hoy

Puerto Rico forzado a medidas especiales ante falta de recaudación impositiva

WUNI News
06/10/2014 3:01 PM
Actualizada: 06/10/2014 4:00 PM

San Juan, 10 jun (EFEUSA).- A falta de un mes para que cerrar el año fiscal, la Hacienda de Puerto Rico lleva recaudado un 3,8 % menos de lo previsto, por lo que se verá obligada a retrasar aportaciones al fondo de pensiones de los empleados públicos y retener recursos de otras entidades para cuadrar su presupuesto.

Así lo detalló hoy el Departamento de Hacienda, que detalló que sólo en mayo logró recaudar 140,9 millones de dólares más que en el mismo mes del año anterior, lo que supone un incremento del 23 % y supera en un 3,72 % las previsiones del Gobierno para ese mes, el penúltimo del ejercicio fiscal.

La secretaria de Hacienda, Melba Acosta, atribuyó ese aumento a la subida de los impuestos que pagan las empresas en función de sus ingresos (61 %) y los arbitrios sobre corporaciones extranjeras (78 %).

Este empuje de mayo ayudó a que los ingresos acumulados en los once primeros meses del ejercicio sean un 8,3 % superiores a los del año pasado por estas fechas, hasta 8.022 millones.

Sin embargo, los impuestos que pagan los individuos se redujeron en mayo un 10,4 % interanual, hasta 132,5 millones. Esa cantidad es un 15 % inferior a lo que se esperaba.

Así, a estas alturas del año, en la isla se han recaudado 1.820 millones con los impuestos sobre los ciudadanos, un 1,1 % menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior y un 1,6 % menos de lo que se preveía para estas alturas del año.

En un comunicado, suscrito también por el director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, Carlos Rivas, Acosta no hizo mención a esa caída, aunque reconoció que la recaudación obtenida con los impuestos al consumo tuvo resultados dispares.

De hecho, aunque el Impuesto sobre las Ventas y Usos (IVU) alcanzó en mayo su valor más alto para ese mes (99,3 millones, un 7,1 % más que un año antes), aún está un 8,8 % por debajo de lo que el Gobierno se había propuesto.

Además, bajaron los ingresos sobre bebidas alcohólicas (-37,5 %), vehículos de motor (-23 %) y cigarrillos (-20,7 %).

Por contra, aumentó la recaudación por los arbitrios del ron (14,5 %), así como por la Lotería, cuyo dato no fue desglosado.

Así, y pese a la mejora de ciertas partidas en mayo, la recaudación de los once primeros meses está 320 millones (-3,8 %) por debajo de lo previsto, por lo que la Administración dispone de este mes de junio para cuadrar su presupuesto.

Para ello, Acosta y Rivas adelantaron la aplicación de medidas excepcionales, como retener 35 millones de una emisión de deuda de 2009 de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante de Puerto Rico (Cofina), que se financia con lo recaudado con el IVU.

También apuntaron la opción de adelantar los pagos que deben realizar compañías que han solicitado prórrogas para abonar sus impuestos y de retrasar pagos que se le deben al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y al fondo de pensiones de los empleados públicos.

“Se realizarán ajustes a asignaciones especiales que aún no han sido desembolsadas por hasta 370 millones”, apuntaron.

Pusieron como ejemplo los 250 millones que se debían devolver al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) por “líneas de crédito pagaderas de asignaciones legislativas”.

Además, mencionaron el pago de “90 millones remanentes no desembolsados de la aportación adicional uniforme a la Administración del Sistema de Retiro de Empleados del Gobierno Central (ASR)”.

“La Oficina de Gerencia y Presupuesto, descansando en la autoridad legal que confiere nuestra Constitución y leyes ante una brecha de recursos, pero reconociendo la importancia de proteger la solvencia de BGF y ASR, configurará y negociará planes de pago para sufragar estas aportaciones a plazos en año fiscales futuros”, dijeron, conscientes de la intranquilidad que pueden causar estos ajustes.

Por eso mismo, recordaron que hace tres meses se emitieron 3.500 millones de dólares en nueva deuda pública para recaudar fondos que, entre otros objetivos, permitieron pagarse 1.900 millones de dólares que se le debían al BGF, la entidad estatal que gestiona las finanzas de la isla.

Además, anunciaron que en 90 días se presentará un proyecto de Ley con los planes concretos para repagar los montos pendientes tanto al BGF como al fondo de la pensiones.

De cara al próximo ejercicio fiscal, que comenzará el 1 de julio y que por primera vez en décadas se pretende que no sea deficitario, Acosta reconoció que, a la luz de la caída de impuestos de este año, se están estudiando modificaciones “con asistencia de economistas externos”.

“Próximamente nos expresaremos al respecto”, apunto Acosta, quien se refirió a la posibilidad de revisar el modelo de la patente nacional, aprobada recientemente, y al impulso de una reforma contributiva general que está “muy adelantada”, con la ayuda de la consultora KPMG.