Tráfico | T 56° H 49%

Economía

Los pedidos de maquinaria cayeron en Japón un 9,1 por ciento en abril

WUNI News
06/11/2014 11:52 PM

Tokio, 12 jun (EFE).- Los pedidos de maquinaria de las industrias del sector privado en Japón cayeron un 9,1 por ciento en abril con respecto a marzo, mes en el que el indicador había registrado un aumento intermensual del 19,1 por ciento, informó hoy el Gobierno de Japón.

Los pedidos, que excluyen los de las eléctricas y los astilleros por su volatilidad, sumaron en abril un total de 851.300 millones de yenes (unos 6.100 millones de euros o 8.300 millones de dólares), según los datos publicados hoy por la oficina del Gabinete.

Los economistas nipones habían previsto un descenso en los pedidos industriales debido al efecto de la subida del impuesto sobre el consumo, que pasó el 1 de abril del 5 al 8 por ciento.

En marzo, las empresas habían acelerado sus pedidos antes de que comenzara a aplicarse este aumento, mientras que en abril se produjo la tendencia inversa.

En el sector manufacturero, destacó el retroceso en abril de los pedidos de las empresas del sector de metales no ferrosos (un 25,8 por ciento menos) y de las relacionadas con productos derivados del petróleo y el carbón (un 9,3 por ciento).

Asimismo, los pedidos de fabricantes de automóviles, partes y accesorios cayeron un 7,6 por ciento.

Las mayores subidas en la categoría de la manufactura las protagonizaron las empresas siderúrgicas (42,8 por ciento) y las químicas (32,4 por ciento).

En el sector no manufacturero, las empresas de telecomunicaciones fueron las que más retrocedieron (25,3 por ciento), seguidas de la agricultura, la pesca y la explotación forestal (13,6 por ciento.

En cambio, las compañías inmobiliarias registraron el mayor avance (90,1 por ciento), y a continuación las distribuidoras mayoristas y minoristas (70,7 por ciento).

Los pedidos de maquinaria están considerados como un indicador de la inversión de capital de las empresas japonesas en los próximos seis meses.

La subida impositiva aplicada por el actual Gobierno del primer ministro Shinzo Abe es parte de la estrategia para terminar con la deflación que ha afectado a Japón desde los noventa, junto con otras medidas de política monetaria ultraflexible, desregulación y gasto público.

El objetivo es impulsar las exportaciones e incentivar el consumo y la inversión de capital corporativo, el cual se ha incrementado a un ritmo moderado desde la llegada al poder de Abe en diciembre de 2012.

No obstante, muchos economistas temen que la reciente subida del impuesto sobre el consumo podría tener consecuencias negativas como reducir el gasto de los japoneses y llevar a las empresas a contener la inversión en plantas y equipos.