Tráfico | T 34° H 67%

Mundo

Netanyahu recibe al presidente electo y le anima a dejar atrás las diferencias

WUNI News
06/11/2014 6:32 AM
Actualizada: 06/11/2014 9:31 AM

Jerusalén, 11 jun (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recibió hoy en Jerusalén al presidente electo del país, Reuven Rivlin, a quien congratuló por su elección y animó a dejar las diferencias atrás por el futuro de Israel.

Rivlin, de 74 años, y miembro del partido conservador Likud, fue elegido ayer por el Parlamento israelí (Kneset) como el décimo presidente del país.

Pese a pertenecer a la misma formación, son conocidas las diferencias entre Netanyahu y Rivlin, e incluso el primer ministro no apoyó en un principio la candidatura del segundo a la jefatura del Estado, algo que cambió en el último momento.

“Nos conocemos desde hace varias décadas. Los dos somos de Jerusalén, hijos de profesores que fueron educados en la filosofía de Jabotinsky (líder del movimiento derechista israelí) y tenemos mucho más en común, como nuestro equipo de fútbol”, dijo Netanyahu tras reunirse con Rivlin, de acuerdo con un comunicado de su Oficina.

El jefe del Ejecutivo añadió que “el trabajo común en nombre de todos los israelíes está por encima de nosotros. Hemos atravesado mucho juntos y estoy seguro de que sabremos cómo dejar los aspectos menos positivos de lado y trabajar con responsabilidad por el futuro del Estado de Israel”.

La enemistad entre ambos políticos se remonta a hace más de una década a raíz de la lealtad de Rivlin hacia el entonces jefe del Likud y del Gobierno Ariel Sharón, si bien, aunó fuerzas con Netanyahu -principal contrincante de Sharón- en 2005 para mostrar su frontal oposición a la retirada israelí de la Franja de Gaza.

Del mismo modo, rechazó la rebelión que encabezó Netanyahu y acabó con la división del partido conservador y condujo a la escisión de Sharón con sus seguidores para formar el partido Kadima.

En 2009, siendo por segunda vez presidente del Parlamento, Rivlin se mostró contrario a una serie de leyes que, alentadas por el Ejecutivo de Netanyahu, rozaban la inconstitucionalidad, lo que sumado a una pelea con la esposa del primer ministro, Sara, condujo al cisma definitivo entre ambos.