Tráfico | T 43° H 25%

Espectáculos

Ovación de gala para Mehta en Turandot y gritos de dimisión para el Consell

WUNI News
06/11/2014 9:48 PM
Actualizada: 06/12/2014 6:30 AM

Valencia, 12 jun (EFE).- El director Zubin Mehta se ha despedido de Valencia con una versión de “Turandot”, la ópera póstuma de Giacomo Puccini, que ha provocado una ovación de gala por parte de un público que, además, ha dedicado abucheos y lanzado gritos de dimisión dirigidos a la consellera de Educación, María José Catalá.

El director hindú Zubin Mehta ha recibido emocionado el reconocimiento y el afecto del publico, que al final de la función se ha puesto en pie durante casi 15 minutos y ha visto como, desde los pisos superiores, algunos aficionados lanzaban octavillas a la platea en las que podían leerse frases como “maestro Mehta quédese”, “políticos ignorantes” y “no te vayas”.

En el aspecto vocal, la soprano estadounidense Lise Lindsrom cumplió sobradamente en el papel de “Turandot”, la cruel y gélida protagonista, aunque las preferencias del público se decantaron por el tenor tinerfeño Jorge de León, como Calaf, el héroe que logra romper la coraza de la princesa china, y la soprano Jessica Nuccio, como la fiel esclava Liú, enamorada en secreto del joven héroe.

La primera protesta del público se escenificó ya al inicio de la ópera. Con la sala ya en penumbra, la consellera de Cultura y Educación, María José Catalá, entró con discreción en el palco presidencial, aunque al detectar su presencia, un sector de la platea empezó a abuchearla y a proferir gritos de “dimisión”.

Zubin Mehta, que ha estado en el Palau de les Arts desde su gestación y que ha dado la cara en el proyecto, incluso recriminando la escasa aportación del Gobierno central durante la etapa de Zapatero, retardó unos minutos su salida al foso, lo que hizo más evidente la protesta del público.

Ya en el atril, Mehta recibió la primera gran ovación del público antes de acometer los primeros acordes de la ópera, aplausos que se repitieron al inicio y final de cada acto, con gritos por parte de aficionados, que le pedían “Zubin no te vayas”.

Con esta protesta, el público ha mostrado su malestar contra la Generalitat por no ofrecer un proyecto de futuro del Palau de les Arts que hubiera permitido retener a Zubin Mehta, uno de los grandes pilares de la trayectoria musical de Les Arts desde sus inicios.

La versión de Turandot ofrecida hoy como segunda y última ópera de la séptima edición del Festival del Mediterranio es una producción propia del Palau de les Arts que se ha ofrecido otras dos veces en el centro operístico valenciano.

En esta ocasión, el interés estaba puesto en la soprano Lise Lindstrom, que debutaba en Les Arts con el papel de Turandot, y el tenor Jorge de León, que suma ya nueve actuaciones en el centro operístico valenciano.

La estadounidense ofreció ductilidad y una voz soberbia, pero se quedó en la parte gélida del personaje, mientras que el tinerfeño volvió a enamorar al público con su apasionada voz y su naturalidad en los agudos. Ese sentimiento fue recompensado con una larga ovación tras la bella aria de “Nesum dorma”.

Exitosa fue también la intervención de Jessica Nuccio, la soprano palermitana que ofreció dulzura y belleza tímbrica en su papel de Liú, la esclava que se quita la vida antes que revelar a la cruel Turandot la identidad de su amado, el príncipe Calaf.

Reseñables fueron también las intervenciones tanto de Alenxander Tsymbalyuk (como Timur) como de Germán Olivera, Valentino Buzza y Pablo García López como Ping, Pang y Pong, unos personajes que hacían un guiño a la “comedia dell’arte” italiana.

A las órdenes de un minucioso Mehta, la Orquesta de Valencia estuvo a la altura de las circunstancias: en todo su esplendor y con una sonoridad a veces un poco excesiva. Con intervenciones decisivas, el coro de la Generalitat mantuvo sus habituales y elevadas cotas de calidad.

Como director en las temporadas de abono y como responsable de las siete ediciones del festival del Mediterráneo, Zubin Mehta deja en Valencia un legado musical de gran calado, con actuaciones que serán recordadas como la tetralogía del Anillo del Nibelungo, de Richard Wagner, o las versiones de Fidelio (Beethoven), Salomé (Richard Strauss), Carmen (Bizet), Tosca (Puccini), Don Giovanni (Mozart) e Il Trovatore (Verdi).

Etiquetas