Tráfico | T 62° H 80%

Nacionales

Uganda presidirá la Asamblea de la ONU pese a sus leyes contra homosexuales

WUNI News
06/11/2014 5:24 PM
Actualizada: 06/11/2014 5:01 PM

Naciones Unidas, 11 jun (EFE).- La Asamblea General de la ONU estará presidida a partir de septiembre por el ministro de Exteriores de Uganda, Sam Kutesa, elegido hoy a pesar de las críticas que ha generado su candidatura por las leyes contra los homosexuales aprobadas este año en su país.

La polémica no ha impedido a Kutesa acceder al cargo, para el que contaba con el respaldo de los países africanos, a los que correspondía ocupar el puesto.

El ministro ugandés presidirá la Asamblea General, que reúne a todos los Estados miembros de la ONU, durante un año a partir del próximo mes de septiembre.

Hoy ninguna delegación se pronunció públicamente en contra de Kutesa, algo que sí han hecho repetidamente en los últimos días organizaciones no gubernamentales, grupos de ciudadanos y varios parlamentarios estadounidenses.

“Hay serias dudas sobre el compromiso de Sam Kutesa con los valores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, dijo hoy a Efe la especialista de la división africana de Human Rights Watch Maria Burnett, quien consideró muy “problemático” que éste vaya a presidir el órgano que supervisa la labor del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Según Burnett, el ministro defendió entre otras cosas la “profundamente discriminatoria” ley sobre homosexualidad de Uganda, que ha sido duramente criticada por la propia ONU y buena parte de la comunidad internacional.

Esa legislación aprobada el pasado febrero tipifica la homosexualidad como delito e impone penas de cadena perpetua por actos homosexuales “con agravantes” y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

También prevé penas de prisión de cinco a siete años por la “promoción” de la homosexualidad o la “tentativa de cometer” o “ser cómplice” de actos homosexuales.

Se trata, en definitiva, de una ley que “institucionaliza la discriminación hacia los homosexuales y podría alentar el acoso y la violencia contra personas en razón de su orientación sexual”, en palabras de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

En los últimos días, al menos dos senadores estadounidenses, Charles Schumer y Kirsten Gillibrand, se pronunciaron en contra de la candidatura de Kutesa y una petición puesta en marcha para rechazar su nombramiento logró reunir más de 13.000 firmas.

Los promotores no sólo critican la postura del ministro ante la homosexualidad, sino que le señalan como el centro de varios escándalos de corrupción en el país y atribuyen al Gobierno ugandés un carácter represivo.

Kutesa, preguntado por la prensa sobre la polémica tras ser elegido, negó hoy las acusaciones en su contra y aseguró que los críticos no están informados correctamente.

Entre sus prioridades al frente de la Asamblea estará la negociación de la nueva agenda global de desarrollo, la lucha contra el cambio climático, el refuerzo del multilateralismo, la resolución pacífica de conflictos o impulsar el papel de la Alianza de Civilizaciones.

También centrará esfuerzos en “avanzar en la igualdad de género y el fortalecimiento de la mujer”, según aseguró en declaraciones a los periodistas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que ha repetido en innumerables ocasiones su compromiso contra la homofobia, prefirió esquivar hoy el asunto y se limitó a recordar que el trabajo del presidente de la Asamblea debe guiarse por los “principios y obligaciones de la Carta de las Naciones Unidas”.

Ban felicitó a Kutesa y destacó la experiencia que aportará al puesto gracias a los numerosos cargos que ha ocupado a lo largo de su carrera.