Tráfico | T 60° H 64%

Mundo

Simón Peres a favor del Gobierno de unidad palestino aunque critica a Hamás

WUNI News
06/12/2014 12:21 PM

Jerusalén, 12 jun (EFE).- El presidente israelí, Simón Peres, se mostró hoy a favor del establecimiento del nuevo Gobierno palestino de unidad, en claro contraste con la posición oficial del Ejecutivo de Benjamín Netanyahu, que ha censurado lo que considera una coalición entre Hamás y Al Fatah.

En una entrevista con el medio i24, Peres señaló que en principio, el agrupar a varios campos palestinos era “una buena idea”, antes de precisar que el movimiento islamista Hamás no forma parte del nuevo gobierno y que, si lo hubiera hecho, nadie lo habría apoyado.

El nuevo Gobierno palestino entró en funciones el pasado 2 de junio y tiene carácter interino, de acuerdo a un pacto alcanzado por las facciones rivales Al Fatah, del presidente palestino, Mahmud Abás, y la islamista Hamás, el pasado abril.

El acuerdo estipula que dicho Ejecutivo, integrado por tecnócratas, gobernaría en los territorios palestinos hasta la celebración de elecciones el próximo año, acabando con siete años de división política entre Cisjordania y Gaza.

El nonagenario dirigente israelí, que abandonará la jefatura del Estado el próximo julio para entregársela a su sucesor, Reuven Rivlin, presidente electo esta semana, consideró que Hamás no tiene nada que ganar a través del terrorismo.

“Hamás debe decir ‘no’ al terrorismo”, manifestó y destacó que la población de la franja de Gaza vive en la pobreza para preguntarse por qué el movimiento islamista “gasta tanto dinero en armarse”.

Recalcó que Israel se retiró de ese enclave palestino en 2005 y que los habitantes de la franja “son libres e independientes, tras lo que se preguntó ¿por qué continúan disparando contra nosotros?, ¿qué es lo que quieren?”.

Peres, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1994 junto a Isaac Rabin y Yaser Arafat, departió acerca de los conflictos armados que sacuden la región y sostuvo que “el terrorismo se ha convertido en un bumerán para el mundo árabe” y que varios países como Irak, Libia, Yemen o Siria están siendo testigos de sus efectos devastadores.