Tráfico | T 56° H 93%

Mundo

Solemnidad y austeridad en la abdicación y proclamación de los reyes de España

WUNI News
06/12/2014 12:20 PM
Actualizada: 06/12/2014 2:11 PM

Madrid, 12 jun (EFE).- Juan Carlos I de España abdicará el próximo miércoles 18 de junio y al día siguiente su hijo será proclamado rey Felipe VI, dos ceremonias que estarán marcadas tanto por la solemnidad como por la austeridad.

Al desvelar hoy los detalles de las dos ceremonias, la Casa del Rey informó de que Juan Carlos I no asistirá a la proclamación de su hijo para darle a éste el “máximo protagonismo”, pero sí estará junto a él en el balcón del Palacio de Oriente, desde donde el nuevo monarca y su esposa, que ya será la reina Letizia, saludarán al público.

Los actos de abdicación del rey Juan Carlos y de proclamación de Felipe VI han sido preparados por la Casa del Rey bajo la filosofía de que “tengan la solemnidad y dignidad que requieren unos acontecimientos históricos, junto a los criterios de austeridad que recomiendan los tiempos que corren”.

Felipe VI será proclamado rey en una ceremonia en el Congreso de los Diputados, en la que estarán presentes su esposa y sus hijas, las infantas Leonor, que pasará a ser princesa de Asturias como heredera de la Corona, y Sofía.

Los miembros de las dos Cámaras del Parlamento, del Gobierno, representantes de altas instituciones del Estado y el cuerpo diplomático estarán también presentes en la ceremonia de proclamación del nuevo rey.

Tras la misma, los nuevos reyes de España recorrerán las calles del centro de Madrid en un automóvil que les llevará al Palacio de Oriente o Palacio Real, donde el día antes Juan Carlos I habrá sancionado en una ceremonia ante unos 150 invitados la Ley Orgánica que hará efectiva su abdicación.

Este acto tendrá lugar en el Salón de Columnas del Palacio Real, donde el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, refrendará esta ley, que entrará en vigor después de la medianoche, momento en el que Felipe de Borbón pasará a ser rey con el nombre de Felipe VI, su esposa será la reina Letizia.

El formato y el escenario de esta ceremonia recuerda de alguna manera a la que se celebró, también en el Salón de Columnas del Palacio Real, el 12 de junio de 1985, para la firma del Tratado de Adhesión de España a la UE, entonces Comunidad Económica Europea (CEE).

“El protagonismo del acto de abdicación corresponde al rey don Juan Carlos, mientras que el de proclamación corresponderá al rey don Felipe”, subrayó la mencionada fuente, que señaló que se busca “la cercanía y la decisión de celebrar la proclamación del nuevo rey con los ciudadanos que quieran asistir a los actos en las calles o plazas de Madrid, que serán engalanadas para la ocasión”.

Antes de ir al Congreso de los Diputados, en la mañana del jueves el nuevo rey recibirá de su padre el fajín de capitán general de los Ejércitos, en una ceremonia en el Palacio de la Zarzuela, residencia del monarca. En total, los actos de proclamación se estima que durarán una cuatro horas.

Felipe VI vestirá el uniforme de gala del Ejército de Tierra en su proclamación, a la que seguirá un desfile militar.

En cuanto a la seguridad, el Ministerio del Interior anunció hoy que restringirá el espacio aéreo durante los actos e informó de que ha elevado el nivel de alerta antiterrorista.

Los preparativos ya están en marcha y hoy el hemiciclo del Congreso de los Diputados estaba tomado por los operarios que habían retirado los sillones donde se sientan los parlamentarios para poner en su lugar bancos, con el fin de que puedan caber los cerca de 700 miembros de las dos Cámaras.

También habían desmontado la tribuna, donde se sienta el presidente del Congreso, para ampliarla para los futuros reyes.

Sobre esa tarima, Felipe VI será proclamado Rey de España, junto a la corona y el cetro, símbolos de la monarquía española, y que también acompañaron a su padre, Juan Carlos I, en el mismo lugar hace 39 años.