Tráfico | T 28° H 70%

Inmigración

El jefe de Seguridad Nacional de EE.UU. visita el centro detención de indocumentados

WUNI News
06/13/2014 4:40 PM
Actualizada: 06/26/2014 5:41 PM

Chicago (EE.UU.), 13 jun (EFE).- El secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Jeh Johnson, y legisladores demócratas de Illinois visitaron hoy el centro de detención Broadview, en el área de Chicago, donde tuvieron “una interacción muy vivida” con indocumentados que aguardan la deportación, y sus familiares.

En conferencia de prensa, Johnson dijo que tuvo “una interacción muy vivida” con personas que eran procesadas para ser enviadas al cercano aeropuerto internacional O’Hare y de allí a sus países de origen.

“Hablamos con gente con muchos años de vida en este país que estaban a punto de irse, y al minuto siguiente estuvimos con sus familiares, con madres que esperaban para por lo menos darles un último vistazo”, informó.

“Para los servidores públicos que trabajamos de manera rutinaria con hacer cumplir las leyes fue una experiencia muy buena”, agregó, sin dar detalles.

Johnson, que recibió una orden del presidente, Barack Obama, de revisar la política de deportaciones, dijo que es posible “una aplicación más humana” de las leyes, para que “sean consistentes con los valores de nuestra sociedad”.

Posteriormente, el congresista Luis Gutiérrez, que acompañó a Johnson junto con el senador Richard Durbin y el también representante por Illinois Bill Foster, reveló que el secretario ingresó a las celdas para inspeccionar el alojamiento de los indocumentados y escuchó historias personales de muchos de los detenidos.

“No recuerdo haber visto antes a un Secretario de Seguridad Nacional de visita en un centro de deportaciones. Eso ayuda claramente a humanizar el proceso y a tocar el corazón de quien tiene a su cargo hacer cumplir la política pública”, dijo el congresista en declaraciones a Efe.

Según Gutiérrez, los visitantes se interesaron por la existencia de medicinas y ropa para los detenidos y hablaron con familiares en la zona de visitas.

En su caso, dijo que trató de consolar a una señora de 80 años cuyo hijo iba a ser deportado. “La abracé y traté de consolar por algo imposible, la pérdida de un hijo”, declaró.

Johnson también se reunió en las oficinas del Gobierno federal en el centro de Chicago con una delegación de 14 activistas proinmigrantes, con quienes discutió una agenda que se mantiene en reserva.

Durbin, quien fue el promotor de la visita de Johnson, dijo que la entrevista sirvió para intercambiar puntos de vista “al más alto nivel” con los defensores de los inmigrantes “más dedicados y apasionados”.

En la conferencia de prensa, Gutiérrez dijo que fueron planteados los pasos que daría Obama a partir de julio si la Cámara de Representantes no aprueba una reforma migratoria.

El congresista reiteró que el presidente “usará su autoridad ejecutiva para proteger a las familias hasta que el Congreso deje de hacer política y podamos avanzar con la reforma”.

“Todavía tenemos una ventana para aprobar el proyecto del Senado (aprobado hace más de un año con amplio apoyo bipartidista), o una iniciativa de los republicanos en la Cámara baja. Pero si no actúan pronto el presidente no tendrá otra opción que actuar dentro de las leyes existentes”, dijo.

El congresista Foster, por su parte, señaló que “los reclamos de empresarios, líderes religiosos y comunitarios suenan cada vez con más fuerza en favor de la reforma migratoria”.

Según Foster, la visita de hoy fue “un desgarrador recordatorio del por qué debemos mantener la lucha. No podemos esperar más”.