Tráfico | T 59° H 87%

Mundo

Netanyahu acusa a Hamás de secuestrar a adolescentes israelíes desaparecidos

WUNI News
06/14/2014 9:35 PM
Actualizada: 06/15/2014 2:41 PM

Jerusalén, 15 jun (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acusó hoy al movimiento integrista islámico Hamás del secuestro de tres adolescentes israelíes desaparecidos el jueves cuando hacían autostop en la Cisjordania ocupada.

Tras responsabilizar ayer al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, de la suerte de los jóvenes, dos de 16 años y uno de 19, hoy el jefe del Ejecutivo israelí apuntó directamente al grupo integrista como autor material, aunque sin ofrecer pruebas o detalles sobre las acusaciones.

Las acusaciones de Netanyahu se produjeron horas después de que unos 80 palestinos, entre ellos varios miembros del Consejo Legislativo, según denuncias oficiales, fueran detenidos en redadas practicadas por fuerzas israelíes en los distritos cisjordanos de Belén y Hebrón.

“Esta mañana puedo decir lo que evité decir anoche antes de la ola de arrestos de miembros de Hamás”, explicó Netanyahu, en supuesta alusión a que evitó hacerlo anoche para no perjudicar el curso de las operaciones.

“Los que llevaron a cabo el secuestro de nuestros jóvenes son gente de Hamás”, afirmó al iniciar la reunión semanal del Consejo de Ministros, que de forma extraordinaria se celebró hoy en Tel Aviv.

Hasta el momento, ningún grupo ha asumido la responsabilidad del secuestro, aunque en foros integristas islámicos se ha apuntado a grupos relacionados con la red terrorista internacional Al Qaeda, a lo que Israel y servicios secretos de otros países no dan crédito.

Horas más tarde y en un discurso televisado, el primer ministro aseguró que los jóvenes, estudiantes en un seminario rabínico en un bloque de asentamientos en Cisjordania, “fueron secuestrados por miembros de Hamás y que el desmentido de Hamás no cambia los hechos”.

Esta misma mañana, el portavoz de Hamás en Gaza, Sami Abu Zuhri, calificó de “estúpidas” las acusaciones de Israel y acusó a Netanyahu de “tratar de sabotear la reconciliación palestina”.

Desde la formación a principios de este mes del Ejecutivo, integrado por tecnócratas y con apoyo internacional, Netanyahu se ha esforzado en denunciar que la presencia de Hamás, que no reconoce al Estado de Israel y en su carta fundacional aboga por destruirlo, es inconsistente con el proceso de paz.

Asimismo, ha relacionado de forma reiterada el secuestro de los tres jóvenes, uno de ellos con pasaporte estadounidense, con la entrada de los integristas en el ejecutivo palestino, aunque tampoco ha presentado de momento pruebas.

El portavoz del citado gabinete, Ehab Bessaiso, tachó hoy de “castigo colectivo” la reciente ola de detenciones israelíes y pidió a la comunidad internacional a intervenir para que Israel cese sus agresiones contra los palestinos en Cisjordania y Gaza.

“Los palestinos no son responsables de áreas que no están sujetas al control de seguridad palestino y sí ocupadas por decenas de asentamientos”, afirmó Bessaiso.

Netanyahu rechazó estos argumentos al defender la idea de que cuando se producen atentados terroristas en Tel Aviv, Londres o Nueva York, “la cuestión no es dónde han tenido lugar, sino de dónde se originan”.

Pese al cruce de acusaciones, Israel y la ANP cooperan en materia de seguridad para dar con cualquier pista que pueda conducir a los desaparecidos, esfuerzo en el que ha mediado el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Además del amplio despliegue puesto en marcha el sábado, el Ejército israelí ha convocado en las últimas horas a un número indeterminado de reservistas para apoyar las labores de búsqueda de los jóvenes, que al parecer se subieron a un vehículo al salir de la yeshiva (escuela rabínica) en las que estudiaban.

El objetivo, es impedir que se repita una situación similar a la de la captura en 2006 del soldado Guilad Shalit, retenido por Hamás durante cinco años en la franja de Gaza e intercambiado por un millar de presos palestinos.

A este respecto, el ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman, advirtió hoy en la radio del Ejército israelí de que “no habrá más liberaciones de terroristas palestinos de prisiones israelíes, ni como gesto, ni de cualquier otra manera”.

La desaparición de los israelíes coincide con una huelga de hambre que siguen en torno a un centenar de presos palestinos, la mayoría en detención administrativa, una figura que usa Israel para mantener encerrada a una persona durante meses e incluso años sin tener que informarles de los delitos de que se le acusa.