Tráfico | T 54° H 94%

Mundo

Mueren 50 insurgentes en bombardeos del Ejército paquistaní en área tribal

WUNI News
06/15/2014 3:47 AM
Actualizada: 06/15/2014 1:51 PM

Islamabad, 15 jun (EFE).- Al menos 50 insurgentes, la mayoría uzbekos, murieron hoy en un bombardeo del Ejército de Pakistán sobre el área tribal de Waziristán del Norte, en el noroeste del país, informaron fuentes militares.

Los ataques aéreos se produjeron en torno a la 01.30 hora local (20.30 GMT) en las áreas de Degan y Datta, de acuerdo con un comunicado del servicio de comunicación del Ejército de Pakistán colgado en su página web.

La nota del Ejército paquistaní indica que en las zonas atacadas se refugiaban “terroristas” paquistaníes y extranjeros vinculados con el ataque al aeropuerto de Karachi en el que hubo 38 muertos el domingo pasado.

Entre los fallecidos se encuentra Abu Abdul Rehman al Maani, de quien se sospechaba que organizó el ataque de Karachi, y miembros del Movimiento Islámico de Uzbekistán, grupo que asumió la acción, según los militares.

Un día después del fin del ataque al aeródromo, que duró unas 12 horas, el Ejército realizó una serie de bombardeos en la zona tribal de Khyber, en los que murieron 25 insurgentes.

Las Fuerzas Armadas han efectuado este año numerosos bombardeos contra posiciones talibanes en el cinturón tribal, primero en febrero y más tarde a finales de mayo, cuando más de 60 supuestos insurgentes murieron en las incursiones aéreas.

La semana pasada, representantes de las autoridades paquistaníes se reunieron con líderes tribales de la zona de Waziristán del Norte, considerado el mayor bastión del Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), el principal grupo talibán del país, para exigirles que expulsen a los talibanes y yihadistas extranjeros de su zona.

Según medios locales, las autoridades dieron dos semanas a las tribus para deshacerse de los insurgentes, y si no tienen éxito será el Ejército el que realice una operación terrestre en la zona.

Además de la presión militar, el TTP ha tenido que afrontar fuertes disensiones internas que han desembocado en la marcha de una de sus principales facciones, lo cual ha supuesto la perdida de casi la mitad de los 10.000 combatientes de la organización. EFE